8 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fiscalía ordenó la libertad de Sigifredo López

14 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012

Esa decisión se tomó al considerar que los cuatro testimonios que se tuvieron en cuenta para asegurar al exdiputado del Valle “presentaban incoherencias y contradicciones”, hecho por el cual la Fiscalía señaló que no eran confiables.

Ante esto la Fiscalía General solicitó que se investigue a los cuatro testigos por el delito de falso testimonio al considerar que faltaron a la verdad y confundieron a la justicia en esta investigación.

El fiscal General anunció además que dichos testimonios fueron refutados por una serie de pruebas documentales y testigos presenciales que aseguraron que Sigifredo López “no estuvo en la planeación y ejecución del secuestro de sus compañeros de la Asamblea del Valle”.

Sobre el polémico video en el que aparecia un hombre dando instrucciones a un grupo de guerrilleros con un plano para tomarse la Asamblea del Valle, Montealegre aseguró que era «dudoso», por lo que ante esto se favorece al investigado.  

“En cuanto al tema de la prueba practicada por el FBI la fiscalía encuentra que existe una oposición de criterios en la prueba practicada por la Policía Nacional y la apreciación del FBI y dicha ante la oposición de criterios la duda tiene que ser resuelta ante la personas vinculada a los hechos”, precisó el Fiscal General.

Ante esta decisión López recuperará su libertad inmediatamente, sin embargo el exdirigente político seguirá vinculado a esta investigación mientras se resuelve su situación jurídica.

Irregularidades en la investigación

Desde que comenzó el proceso, López y su defensa denunciaron algunas de las anomalías del proceso que se adelantaba en su contra, entre las que se encontraban una serie de contradicciones.  

López -quien es investigado por su presunta participación en el secuestro y posterior asesinato de 11 de sus compañeros de la Asamblea del Valle en 2007- manifestó que, aunque seguía creyendo en la buena fe de las personas, el Fiscal 38 a cargo de su proceso, ha tenido un comportamiento “extraño”.

Según el exsecuestrado las irregularidades empezaron desde el día de su captura. Esa tarde los agentes de la Sijin le dijeron que en su contra había una única prueba: el video encontrado en los computadores del abatido jefe de las Farc, Guillermo León Sáenz Vargas, alias ‘Alfonso Cano’.

Sin embargo, después de que el peritaje hecho al video por el FBI diera como resultado “no concluyente”, López afirma que en vez de ser absuelto, de repente, empezaron a aparecer testigos fantasmas que lo identificaron como uno de los cerebros detrás del secuestro.

En diez años que llevaba la investigación por la operación con la que las Farc secuestraron a los asambleístas, “no hay una sola línea que me mencione como victimario. Todo lo contrario, todas me muestran como un secuestrado más”, afirmó.

Uno de los testimonios que de acuerdo con López el fiscal tomó sin ni siquiera contrastarlo, fue el de María Eugenia Mina, alias “La Negra”, una exguerrillera que de acuerdo al exsecuestrado ya fue identificada como falso testigo en otras dos investigaciones.

La última anomalía que López denuncia fue aquella que le restringió aún más el espacio en el que puede moverse mientras cumple su detención domiciliaria. Según él, no hay ningún estudio de seguridad que sustente esta decisión.

El pasado 16 de mayo, por orden del fiscal 38 de derechos humanos, Paulo Cesar García, el exdiputado del Valle fue capturado en el centro de Cali por agentes del CTI con el fin de que rindiera indagatoria en la investigación que se adelantaba por el secuestro y posteriormente asesinato de los 11 diputados del Valle.

En la noche del 17 de mayo, López Tobón fue trasladado al búnker de la Fiscalía en el occidente de Bogotá con el fin que rindiera indagatoria en la investigación que se adelantada por este caso, motivada además por algunos señalamientos de un guerrillero desmovilizado quien aseguraba que sus comandantes habían ordenado el asesinato de todos los diputados “excepto el de Sigifredo porque había participado en el secuestro”.

Después de rendir su indagatoria (lea La Indagatoria de Sigifredo), la Fiscalía empezó a recopilar una serie de testimonios entre los que se destacaban un grupo de subversivos que habían participado en el secuestro de los diputados.

Fue así como el 24 de mayo un grupo de fiscales entrevistaron en la cárcel de Cómbita, Boyacá, al guerrillero Gustavo Arbeláez Cárdenas, alias ‘Santiago’, señalado de participar en el secuestro, quien aseguró que la persona que aparecía en el video dando instrucciones en un plano no era el dirigente político sino el excomandante de la columna Manuel Cepeda Vargas de las Farc, conocido con el alias de ‘J.J’, abatido por las autoridades en junio de 2007.

El testimonio de ‘Santiago’ se conoció momentos después de que Sigifredo López fuera dado de alta después de que sufriera severos dolores en el pecho, que en un primer momento se temió fueran el preámbulo para un paro cardíaco, por lo que fue hospitaizado en la clínica El Country.

Poco después de eso, el fiscal 38 de derechos humanos recibió el testimonio de Reinaldo Valencia, alias ‘El Cabezón’, quien había acusado a Sigifredo López de haber participado en el secuestro de sus compañeros en el 2002, pero que luego se retractó de lo dicho señalando que había sido tentado por beneficios jurídicos a cambio de enlodar a López Tobón.

Con estos testimonios, la defensa del exdiputado presentó una solicitud ante la Fiscalía para que se ordenara su libertad inmediata al considerar que no existían pruebas para sostener la detención preventiva. Sin embargo, la Fiscalía señaló que todavía tenía un plazo para tomar una decisión sobre la situación jurídica de López.

Poco después se conocieron tres testimonios (lea Las pruebas contra López) que enredaron al exdiputado, puesto que lo señalaron de tener una activa participación en el secuestro debido a sus nexos con las Farc.
El primero de ellos fue el del desmovilizado del ELN Julio César Salazar, alias ‘Camilo’ quien aseguró que en varias oportunidades se reunió con López Tobón y el comandante conocido con el alias de ‘Julián’ para discutir la posibilidad de un plan para secuestrar a los diputados de la Asamblea del Valle.

Después de muchos inconvenientes para el desarrollo del plan, Salazar aseguró que presentó al exdiputado con alias ‘J.J’ de las Farc quien, según la historia, fue el encargado de realizar toda la estrategia y planes de inteligencia para el secuestro de los dirigentes políticos.

Poco después de conoció la declaración de Éver Fajardo, en la que este aseguraba haber visto en tres más oportunidades a Sigifredo López en los campamentos del Bloque Oriental en compañía del comandante ‘Pablo Catatumbo’.

Agregó además que después del secuestro vio al dirigente político salir del sitio en el que los tenían secuestrados e irse para el municipio de Pradera de donde era oriundo y en el que desempeñó gran parte de su carrera política.
Por último un vendedor de frutas aseguró que en la mañana del 11 de abril de 2002, vio como desde el segundo piso Sigifredo López le estaba dando instrucciones al grupo de secuestradores que iban vestidos con prendas de las Fuerzas Militares.