14 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El sospechoso cargo fijo en energía

22 de agosto de 2012

La CREG, basada en modelos foráneos y asociales ha subido los precios de la energía de una manera desaforada. En Colombia, las tarifas de energía suben cada año dos o tres veces la inflación, lo cual  es devastador para la economía familiar, al punto que las familias pobres invierten en educación de sus hijos la mitad de lo que gastan SSPP.

Ahora la CREG, con la amenaza del cargo fijo, deja la sensación que estaríamos ante un atraco colectivo proveniente de una entidad estatal.

El cargo fijo es parecido a una extorsión oficial de cuantías asombrosas. En Colombia hay cerca de 14.5 millones de usuarios de energía eléctrica. Si en promedio se cobrara $12.500 pesos por cargo fijo mensual a cada usuario, le estarían quitando a la ciudadanía $181.000 millones mensuales destinados a los grandes capitales. Y al año serían $2.17 billones y en los cinco años de vigencia de la Resolución $11 billones de pesos. Para los sectores pobres el cargo fijo podría equivaler a un aumento hasta del 12%. De otro lado, en Antioquia hay 1.8 millones de usuarios, lo que indicaría que el cargo fijo le quitaría a la gente antioqueña $22.500 millones mensuales; $270.000 millones por año; y en los 5 años más de $1.5 billones.

Qué más subversivo para esta sociedad que unas tarifas de energía aumentando dos o tres veces la inflación desde hace 18 años y ahora imponiendo a la gente un tributo obligatorio de $181.000 millones mensuales para entregar al cartel de los monopolios de la energía. El abuso en los precios de la energía será un detonante social peor que la guerrilla o los paramilitares. Qué  sospechosos intereses se mueven para que de un manotazo cinco personas de la CREG, con una simple Resolución, se apropien de $181.000 millones mensuales durante 5 años para empoderar más capitales promotores de inequidad. El solo intento de expedir ese decreto debería considerarse un delito peor que el esperpento de Reforma de Justicia que rechazó el país con vehemencia.

Extraordinaria y oportuna la posición del Presidente Santos de impedir que se impusiera el Cargo Fijo, primera vez que un Presidente desautoriza a la CREG. El Presidente Santos tiene un talante social admirable  para luchar contra la inequidad que carcome a Colombia.  Por este intento de imponer un cargo fijo sospechoso, debería pedirse la pérdida de la investidura que la CREG tiene para expedir Resoluciones con fuerza de ley.

Luis Pérez Gutiérrez
Ex alcalde de Medellín