9 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Diario del Otún: 30 años construyendo patria

7 de agosto de 2012
7 de agosto de 2012

jose miguel alzate Y lo ha hecho con el convencimiento de que su tarea es defender los intereses de la región, trabajar para proyectar al departamento en el contexto nacional, ser vocero auténtico de una raza que le apuesta al desarrollo económico. En este sentido, el periódico ha cumplido una misión: mostrarles a los colombianos lo que representa el departamento como región que contribuye, con su esfuerzo, al crecimiento de Colombia.

¿Por qué razón el Diario del Otún lleva 30 años construyendo patria?  Muy sencillo: porque desde su fundación, el primero de febrero de 1982, le ha apostado a la construcción de una sociedad formada en valores. Además porque desde sus páginas ha contribuido a la consolidación democrática del país, aportando ideas para construir una Colombia con justicia social. Como órgano periodístico que defiende la constitución y las leyes, ha sabido orientar a la opinión pública en los momentos en que se requieren opiniones sensatas para defender las instituciones democráticas, amenazadas por movimientos de izquierda que intentan tomarse el poder por la fuerza de las armas.   

El Diario del Otún ha sido, desde su fundación, un medio de comunicación que interpreta la identidad regional. Un periódico que trabaja por el desarrollo del departamento, que le muestra a Colombia la pujanza de una raza forjada en el trabajo honrado, que cada día abre espacios para impulsar los proyectos de desarrollo en beneficio de la región. Dirigido por los hermanos Luis Carlos y Javier Ignacio González Múnera, dos profesionales que heredaron de su padre el amor por la tierra de sus ancestros, este periódico ha sido a lo largo de estos treinta años un vocero desinteresado de la comunidad risaraldense, un defensor de los intereses del departamento, un guía espiritual de una sociedad que mira agradecida su aporte al crecimiento de la región.

Hace 30 años el doctor Javier González Ramírez puso las bases para dotar al Departamento de Risaralda de un órgano informativo que se constituyera en patrimonio de los risaraldenses. Lo hizo pensando en el servicio que el periódico podría prestar para consolidar el desarrollo del departamento. Su interés era darle a la región un periódico con identidad regional, que propendiera por brindarles a sus lectores información sobre lo que ocurría en su entorno.  Hasta entonces, Pereira no contaba con un diario que reflejara en sus páginas lo que ocurría en la ciudad y el departamento. Los risaraldenses tenían que conformarse con la poca información que cada día el diario la Patria publicaba sobre la región.

No es exagerado decir que el surgimiento del Diario del Otún fue una oportunidad para despertar entre los risaraldenses el sentido de pertenencia hacia su entorno geográfico. Quienes en la región utilizaban la pluma para expresar su opinión sobre la sociedad y el acontecer diario no tenían un medio que les permitiera expresar sus ideas sobre el manejo administrativo o sobre el compromiso de la clase política en la construcción de un departamento con proyección futurista. El Diario del Otún vino a llenar un vacío que en este sentido tenía Risaralda. Porque  abrió espacios de opinión para que la comunidad pudieran expresar sus anhelos como región.

Estos 30 años de trabajo continuo es razón suficiente para sentir que el Diario del Otún ha cumplido el compromiso adquirido en el sentido de aportar luces para contribuir al desarrollo. Por esta razón, el reconocimiento público que ha recibido al arribar a sus tres primeras décadas de existencia es el mejor homenaje a una labor periodística desarrollada con responsabilidad, teniendo siempre como norte la objetividad, aportando ideas para que el departamento de Risaralda marche siempre en busca de ideales que lleven a su consolidación como región próspera, abierta a la inversión. El sueño de un hombre que creyó en la región, Javier González Ramírez, ha dado frutos positivos. Esa es la verdad.