18 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde la Ciudad Milagro

30 de agosto de 2012
30 de agosto de 2012

Asistirán los 32 gobernadores, sus comitivas, los lagartos de siempre y algunos curiosos que han confirmado su interés de apuntalar sus conocimientos sobre pulcritud en el manejo de las ciudades intermedias.

Los gobernadores indígenas no están en la agenda. Absurdo sería invitarlos, por supuesto.   

Se ha tenido en cuenta en el paquetazo la ampliación de la oferta para que no se queden por fuera  los ministros, vices, directores, subdirectores, ujieres, asesores, viceasesores  y toda la gama más encumbrada de lagartos de  los más diversos pelambres, para que puedan conocer los interesantes sitios de atracción turística de la capital del Quindío.

Cabe recordar que esta urbe, llamada pomposamente Ciudad Milagro, tiene alcalde en la cárcel, otra destituida por corrupción y uno más que está en el cielo porque era un verdadero angelito que supo aprovechar su poder para dejar un legado patrimonial de lujo a su impoluta familia. Que dios lo guarde en su santa gloria y que su vida por allá sea eterna.

Lo de Santos nos tiene sin cuidado porque está ocupado por ahora en la paz y en la recuperación de su situación en las encuestas. Luego al no estar en nuestro paseo no habrá peligros sobrevinientes.

Los gobernadores y gobernadoras y el séquito de pegajosos, previa inscripción, serán llevados a pie, porque en chiva es ostentoso, a un sitio céntrico de Armenia específicamente la calle 18 entre carreras 13 y 14 para que analicen detenidamente cómo se puede realizar el abuso más fenomenal que cualquier persona pueda pensar con el espacio público.

Hemos pedido que los gobernantes seccionales se hagan acompañar de sus correspondientes secretarios de infraestructura-anteriormente obras- para que tomen nota cómo es que de ahora en adelante para ir decantando la posibilidad de parecernos a Londres todos podamos “conservar la izquierda”. De contera podrán entender, también, cómo un bien público puede ponerse al servicio de un particular sin que pase absolutamente nada. Las malas actuaciones se pegan fácil. No hay que hacer mucho esfuerzo.

Una vez la comitiva se apropie de la singular idea, prototipo clásico de la torpeza y la indolencia, seguiremos con mucho cuidado para evitar cualquier catástrofe hacia el Cam.

Allí  haremos una parada especial para que los ilustres turistas puedan observar cómo se puede hacer del sitio público más importante de la ciudad un muladar, apropiado por ventorrillos de todas las clases.

De paso ofrecemos a los paseantes la posibilidad de conocer cómo al lado de donde despacha la flamante alcaldesa se puede comprar un porro de marihuana tipo punto rojo por mil pesos, una papeleta de basuco por quinientos o una jeringa en cualquier farmacia aledaña por 250 pesos que puede servir para inyectarse heroína en un cuchitril donde alquilan habitaciones comunitarias por mil pesos para el pase correspondiente.

Los narcóticos se pueden comprar sin ningún problema porque a 20 pasos está el Parse, un conocido sitio donde descansan del ajetreo diario los policías.

Como el lugar es atractivo se puede conseguir en el planchón principal-después del terremoto lo habían bautizado La Plaza de las Banderas, de eso no queda nada- baratijas, calzoncillos y papel higiénico  de segunda, y si se descuida el peatón, por qué no, pueda adquirir de contado y  sin necesidad de ningún preámbulo  una puñalada para, de paso, quitarle cualquier brizna o de una vez por todas la devaluada vida.

Sitio indudablemente orgullo de la conducta de los gobernantes, pintoresco, telúrico y carnestoléndico. Hemos autorizado a los guiados a que puedan tomar fotografías pero sólo después de las seis de la tarde cuando no estén los funcionarios de la alcaldía en sus despachos porque se pueden correr riesgos innecesarios.

Como nos han dicho que las casas de discos han cerrado sus puertas en todo el país y la mayoría de los gobernadores y los destacados acompañantes son excelentes melómanos les preparamos un recorrido por la calle 20 entre carreras 15 y 19 donde podrán encontrar todas la últimas versiones de los más afamados cantantes y orquestas a precios que necesariamente les llamará la atención. Uno por dos mil, tres  por cinco mil y  de paso puedan llevar las más importantes películas de estreno al mismo precio.

¡Baraticas Mono!

No podíamos dejar por fuera este atractivo sector del centro de la ciudad milagro por fuera del tour porque hemos ganado la fama de ser el lugar de acopio de discos chiviados y piratas más grande del continente.

En este caso hemos diseñado una estrategia de seguridad que permita con mucho cuidado la posibilidad de salir ilesos porque como ustedes pueden saber no hay por donde andar pero ese es nuestro trabajito. Lo único que le hemos pedido a los gobernadores y cía ilimitada es que dejen en los hoteles cadenas, anillos, celulares, Ipods, Iphones, billeteras y todo objeto de valor y que nos atiendan la recomendación de ponerse lo peorcito que hayan traído para evitar molestias.

Como el tiempo apremia y hay que ir a ‘trabajar’ pasaremos a los turistas para un descanso agradable y de solaz en el Centro de Documentación Musical del Quindío, donde Marta y Álvaro, allí sí el buen gusto estará al alcance de todos porque es privado, se ha hecho a esfuerzo y pulso y como no tienen ambiciones de nada distinto a la cultura la atención será al gratín, por cuenta de los artistas, los únicos que saben que los dineros se cuidan bien y que buscarlos es un acto heroico.

Hemos previsto que algunos en este sitio de la decencia y la cultura se aburrirán, pero ya sabremos qué hacer.

Lástima que este ejemplo del Centro de Documentación  nuestros ilustres invitados, de seguro, no lo tendrán en cuenta.

Juanlanas Tour’s cumple con lo que promete

Juan Lanas Montalvo

Director