13 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Condenan al Fondo Ganadero de Caldas a pagar $ 8 mil millones

26 de agosto de 2012
26 de agosto de 2012

El litigio tuvo su origen en el contrato firmado el 3 de diciembre de 2005, entre el señor Francisco Alberto Restrepo Vélez y la sociedad antes mencionada, para la administración, tenencia y custodia de semovientes, que entregó el depositante al Fondo Bufalero para que los tuviera en la hacienda La Suiza en Puerto Berrío y en Puerto Nare (Antioquia). En contraprestación el Fondo, podía obtener el usufructo del ganado por la adecuación de sus propios terrenos durante la vigencia del contrato.

Tras el vencimiento del plazo el 15 de noviembre de 2007, el Fondo, además de incumplir sus compromisos como depositario, tampoco hizo uso de la opción de compra a la terminación del contrato, cuando Restrepo Vélez como depositante no decidió renovar o suscribir un nuevo depósito.

Por lo anterior, el señor Restrepo demandó la declaratoria de terminación del contrato, y el incumplimiento de sus claúsulas, por lo que solicitó la restitución de la tenencia de los semovientes con todos sus frutos, producidos o utilidades, además la indemnización de perjuicios, por daño emergente y lucro cesante.

Según lo que se pudo establecer en la demanda y a lo largo de la investigación, el representante del Fondo Bufalero Alfonso Bernal Calderón trasgredió la ley al haber abusado de su condición de tenedor de los animales los que no mantuvo con la suficiente diligencia y cuidado, al trasladar los semovientes de la hacienda La Suiza y trasferir ilegalmente el dominio de las búfalas a terceras personas.

Luego de escuchadas las partes, practicadas las pruebas testimoniales y documentales, y la inspección judicial a los predios, en donde tan sólo había 76 búfalas, y después de un análisis riguroso, el juzgado civil de circuito de Puerto Berrio concluyó que una vez probado el contrato de depósito y su terminación por vencimiento del termino pactado, así como la cantidad e identidad de los bienes depositados y al no existir prueba de un hecho extraño que liberara al depositario de restituirlos con sus frutos como lo dispone la ley y el contrato, la sociedad demandada ha faltado a sus obligaciones y por tal es civilmente responsable frente a su depositante, a quien debe restituirle las 510 búfalas con todos sus frutos producidos durante todo el tiempo que ha tenido bajo su cuidado y custodia a los animales.

La restitución comprende la devolución de las 510 búfalas, las que a la postre, según pudo conocerse, se perdieron en su totalidad en circunstancias extrañas, bien por muerte por culpa de quien las administraba o porque se trasfirieron ilegalmente a terceros. Por eso en el fallo se establece que en el caso de que los animales no estén dentro del inventario de la sociedad demandada, esa empresa deberá pagarle al propietario o demandante, Francisco Alberto Restrepo Vélez, a titulo de compensación, la suma de 2 millones 716 mil 982 pesos por cada ejemplar faltante.

Los frutos y accesorios a que se hace alusión son las crías, leche y carne que pudieron obtenerse o se obtuvieron, estimados y avaluados por peritos en por lo menos 6 mil millones de pesos. En el fallo de primera instancia, también se condenó en costas al Fondo Bufalero del Centro S.A, antes Fondo Ganadero, por la suma de 30 millones de pesos.