12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Antioquia le entrega empleo al 85% de sus profesionales

19 de agosto de 2012
19 de agosto de 2012

Ésta fue una de las conclusiones del estudio que entregó esta semana la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OECD) y el Banco Mundial, liderado por el reconocido académico chileno José Joaquín Bruner sobre la situación actual de la educación en ese departamento.

Sobre el contexto educativo, el informe detalla que aunque el 35,5% de los bachilleres del departamento se encuentran vinculados a una universidad, el nivel de ‘logro educativo’ sigue siendo bajo, con grandes disparidades entre las zonas rurales y urbanas. En promedio un universitario antioqueño ocupa 8,74 años en terminar su pregrado, tiempo que se reduce a 6,33 años en las áreas rurales.

El diagnóstico reveló que Antioquia ofrece una amplia oferta de educación técnica pues cuenta con 11 instituciones que se convierten en una importante alternativa formativa para las familias de estratos bajos que se sostienen con uno o dos salarios mínimos. En 2002 estas instituciones contaban con 128 .441 estudiantes que en 2010 sumaron 206.782.

Además en el departamento existen 41 instituciones de educación superior, 36 de ellas se ubican en el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y 5 Centros Regionales de Superior Educación (CERES), promovidos por el Ministerio de Educación Nacional.

A pesar de esta oferta, unos 300 mil antioqueños (el 5,1% de sus 6 millones de habitantes) no saben leer, ni escribir. Condición que está directamente relacionada con los índices de pobreza y desempleo: la mitad de la fuerza laboral de Antioquia se encuentra fuera del mercado formal y en los municipios del Área Metropolitana, se considera que el 50% de la población (de 3.600.000 hab) es pobre.

En Antioquia, el porcentaje de estudiantes de los hogares con ingresos inferiores a dos salarios mínimos aumentó del 32,9% en 2002 al 52% en 2009.
Frente a las oportunidades para los estudiantes que se gradúan, se destaca que el departamento recibe anualmente más de 21.000 profesionales graduados que en su mayoría se quedan trabajando en Antioquia. El mercado laboral busca y emplea al 85, 7% de estos graduandos. Entre los departamentos de Colombia, Antioquia tiene el mayor proporción de graduados formados a nivel local de trabajo.

Además el estudio afirma que Antioquia es uno de los lugares privilegiados para la ciencia, la investigación y la innovación en Colombia. De las 17. 000 personas que participaron activamente en la investigación en 2009, un 16% fueron antioqueños. Bogotá absorbe más de la mitad (51%) de las inversiones nacionales en ciencia y tecnología. De los 3.000 proyectos aprobados por Colciencias en 2009, 961 eran de Bogotá y 782 de Antioquia, principalmente en materia de salud, tecnología industrial, ciencias básicas, y energía y minería.

También se destaca el papel de los créditos y becas entregadas por el ICETEX (Instituto de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior) en la promoción de acceso a la educación superior.

Finalmente el informe concluyó que tras décadas de conflictos armados, la inestabilidad social y violencia, Antioquia se encuentra en un período constructivo, orientado a la economía y el desarrollo social. Además que el departamento deberá desarrollar un mercado laboral más inclusivo y un sistema de educación que busque resolver a su condición de pobreza y desigualdad.

Entre las recomendaciones expuestas por los expertos, se destaca la necesidad de sumar esfuerzos a largo plazo para mejorar las inversiones que permitan sumarle calidad a la educación y que son necesarias para sacar a la población de la pobreza.

En cuanto a la oferta de educación superior, el informe indica que los programas deben estar más adaptados a las necesidades de Antioquia, fortaleciendo los vínculos universidad-industria, que terminarán por impulsar nuevas empresas y empleos, contribuyendo a la necesaria transición de una economía informal a la formal.