29 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Senador Ferro asegura que no hay proceso de pérdida de investidura en su contra

5 de junio de 2012
5 de junio de 2012

Por tal razón, el congresista Carlos Ferro pidió retirar su nombre del listado que en horas de la mañana se publicó en Elespectador.com, bajo el titular: «70 congresistas que se beneficiarían de la Reforma a la Justicia».

Según Ferro, el informe se publicó sin tener la oportunidad de referirse al mismo, incluso, remitió una solicitud de rectificación a María Del Pilar Arango, directora del Observatorio Nacional Permanente de la Justicia, quien figura como la fuente principal del informe publicado en el portal informativo .

Cabe recordar que la pérdida de investidura del senador Carlos Ferro Solanilla había sido solicitada por la Red Nacional de Veedurías, la cual argumentó que, valiéndose de su condición de congresista, él y otros copartidarios de la U, habían convencido a la plenaria para aprobar que la entonces senadora María Isabel Mejía integrara la Comisión Primera, mientras el senador Charles Schultz pasaba a la Comisión Cuarta.

Para los demandantes, quien debía llenar la vacante era Shultz, pues seguía en la lista del Partido de la U. Dicho episodio, según la Red de Veedurías era un presunto tráfico de influencias para favorecer la segunda reelección del expresidente Álvaro Uribe.

Sin embargo, el artículo 54 de la Ley 5° de 1992, afirma que las Cámaras están facultadas para autorizar el cambio o traslado de los integrantes de las Comisiones Constitucionales; por ello, los congresistas pueden presentar proposiciones al respecto.

Por lo anterior, el hecho no puede constituirse en tráfico de influencias, pues «dentro de los requisitos exigidos por la jurisprudencia, para que se estructure el tráfico de influencias, se destaca el influjo sicológico que derivado de la calidad de congresista se pueda ejercer sobre la persona que deba realizar la actividad que se pretende. Quien influye, ejerce predomino o fuerza moral, valiéndose de su poder, superioridad o fuerza dominante», precisa la sentencia.