27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fray Rodín y el nadaísmo jurídico

27 de junio de 2012

fray rodinQuien iba a creer que los postulados anárquicos del nadaismo colombiano,mezcla del existencialismo paisa y del nihilismo universal,iban a establecerse en la política y el constitucionalismo colombianos. La Nada apareció en el escenario jurídico , para alebreste del circo nacional,en el que todos somos  Abogados hasta que no se nos demuestre lo contrario,como lo anotaba Alzate Avendaño. Hasta los nadaístas. Eduardo Escobar en su columna de El Tiempo de hoy martes 26 del mes en curso (se me salió el memorialista), escribe, refiriéndose a la perrata enmienda constitucional que parió el Congreso colombiano con la asitencia del  comadrón Juan Carlos Esguerra y sus alegres muchachos. : «Santos no puede refutarla (la reforma a la justicia) sin convertirse en dictador . Como no está vigente,pues no ha sido publicada,representa tanto como un pedazo de papel higiénico.Y en consecuencia el referendo revocatorio se bate como un Quijote con un fantasma». Y yo agrego. Son papeles higiénicos y fantasmas, las demandas  contra el acto legislativo, que no existe, que es la pura nada.Y las acusaciones contra los parlamentarios por haber aprobado un acto legislativo que no existe.La nada. Que Navarro y sus huestes recojan  sus carpas de los parques y se inventen otra cosa, porque su referendo no puede atacar lo que no ha nacido. Es luchar contra la nada..Y que los soldaditos  del Batallón Guardia Presidencial  que llevaron  las sesenta y ocho páginas del documento del gobierno,del Presidente, con que objeta lo que no existe, que se apresten a  recogerlas de nuevo.  Porque no se puede a archivar lo que es nada, ni ser objeto de  pactos políticos que vayan contra la institucionalidad política, lo que no ha nacido .Ni se le pueden hacer objeciones a la nada, chorizo sin carne ni sin forro,que era el ejemplo con que nos aproximaba a la definición de la nada  nuestro profesor de filosofía, el bien recordado  y transgresor cura Raúl Aristizábal. A la reforma constitucional , que es nonata, le falta el forro:la promulgación. Mientras tanto es la nada. O mejor. Es papel higiénico que bien puede arrojarse al lugar  adecuado y que ni siquiera se puede derogar por un articulito que diga:derógase este acto legislativo,porque la nada no se puede derogar.  Esta es la lógica , Señor Presidente.Promulgue el Acto Legislativo y después acabe con su Frankenstein a través de los mecanismos establecidos en la Constitución Nacional.

Pero dejémonos de naderías y echemos este cuento: Hernando Salazar Patiño, escritor caldense  e Intelectual con maýúscula,cuando el Profesor Fabio Vélez Correa lideró  una brillante investigación  sobre la literatura caldense Hernando las emprendió contra él,acusándolo de que lo había plagiado a priori. Salazar me sostuvo que era inaceptable que Vélez hubiera publicado la obra, cuando hacía veinte años la había pensado primero.Pues bien. Hoy acuso al columnista  de El Tiempo, Pedro Medellín Torres, de haberme plagiado a priori por haber escrito lo que yo pensaba escribir. Paro no me voy a molestar  ante semejante abuso . Al contrario. Le doy infinitas gracias por haberme ahorrado el esfuerzo de organizar las ideas y poderme dedicar a la molicie, a la meditación y al reposo,que es lo segundo que más me gusta.Con su venia, voy a sintetizar su lúcida argumentación, que pone en solfa lo que dispuso el Presidente Santos como solución para abortar la nada reformatoria y que aparece en la edición de El Tiempo del día de hoy, «Reforma de la justicia en el limbo constitucional».

Santos sabe que el peso institucional que aduce para intentar bloquear la pretendida enmienda constitucional,su inconveniencia,no es suficiente.»Porque,para ser rigurosos,el cambio normativo surtió los trámites establecidos en la Constitución  Política,incluso con el conocimiento y la aprobación del Gobierno.Solo faltaba su promulgación en el Diario Oficial para que el nuevo ordenamiento entre a regir.Y si a algún legislador o a un ciudadano interesado le da por interponer una acción de cumplimiento que obligue al Gobierno a la publicación de la reforma (?), a los jueces no les quedaría otra alternativa que darle curso a la solicitud…..La fórmula que hasta ahora se ha planteado el Gobierno (citar a sesiones extraordinarias al Congreso para que estudie las «objeciones» del Presidente al texto aprobado) no es posible porque viola el ordenamiento jurídico.El artículo 375 de la Constitución,que regula las enmiendas constitucionales,establece muy claramente que cualquier reforma debe ser discutida y aprobada en dos períodos consecutivos de sesiones ordinarias y esa exigencia ya se cumplió.No cabe ningún trámite en sesiones extras.Cualquier discusión o votación adicional que mantenga o modifique el texto carece de validez jurídica.Y cualquier legislador que actúe en una u otra dirección estará prevaricando….Con los instrumentos vigentes, a Santos no le queda otro remedio que darle curso a la reforma.. A menos que se decida a invocar la Razón de Estado….No hay otro camino. Invocar la razón de Estado para evitar el caos judicial y dejar la reforma en el limbo constitucional,mientras se encuentra una mejor alternativa..» Hasta aquí Medellín Torres.

A mí no me queda agregar más que en efecto Santos ha aducido la Razón de Estado. la misma Real Politik,que es la que aboga por el avance en los intereses nacionales de un país de acuerdo a las circunstancias de su entorno, en lugar de seguir principios éticos o teóricos, a tenor de la elemental  definición  de Wikipedia.¡Que viva la política! ¡Abajo lo jurídico y la institucionalidad!.¡ Heil Juan Manuel !

P:D.para los parlamentarios.Cuidado mijitos con lo que hacen. La guandoca es muy dura.Léanse o reléanse el art. 149 de la C.N.