26 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En torno a la muerte

12 de junio de 2012

pacho galvisNo somos eternos. Ciertamente nacemos para cumplir con la parábola inexorable de vivir para después morir y después que morimos seremos la historia que hayamos dejado escrita. De ahí que sea recomendable dormir con el pensamiento puesto en la muerte y levantarnos con la convicción de que la vida es corta, según lo sugerido por Leonardo Da Vinci.

Consideremos la muerte como la mera ruptura del alma con el cuerpo y por ahí derecho como la oportunidad de inmortalizar al prójimo en los mejores recuerdos, para que así la muerte nunca nos robe del todo a quienes hemos querido, como no lo hará con la memoria de nuestro amigo, colega y copartidario Henry Pava Camelo, a quien conocí en Bogotá en el claustro universitario que nos albergó por allá en la década de los años setenta.

A Henry me unieron tres pasiones: el periodismo, el derecho y la política. Generoso como siempre me abrió los micrófonos de su cadena y ahí hemos venido cumpliendo con el grato deber y la responsabilidad de pensar en voz alta en comunión con la opinión pública, dentro de la más entera libertad. Por ello y la grata y leal amistad le estaré vivamente agradecido para siempre.

Nuestro amigo ha hecho el glorioso tránsito de esta vida mortal a la eterna donde, unido a los coros celestiales, debe estar entonando canciones de alabanza y gratitud al Dios Salvador nuestro, que le dispensó la oportunidad de ser aquí en la tierra un gran hijo, esposo, padre, amigo y el gran señor que sirvió con ahínco y devoción las mejores causas de la población que lo tuvo por guía.  

No he decirle adiós sino hasta luego, porque allá iremos luego de él, uno tras de otro, a afrontar el juicio particular con la esperanza puesta en compartir la visión de Dios y el descanso eterno.

Tiro al aire: Epicuro de Samos lo proclamó y ahora lo repito: “qué injusta, qué maldita, qué cabrona la muerte que no nos mata a nosotros sino a los que amamos.”