14 de junio de 2024

Vallenatos en el Mundial de Músicas de Acordeón

7 de mayo de 2012
7 de mayo de 2012

Los Ahijados del Vallenato es un grupo de doce jóvenes artistas residenciados en Bogotá que en su aun corta pero brillante trayectoria, han logrado imponer temas como “El parquecito”, “Ya para qué” y “Sola contra el mundo”, la cual es un homenaje a las madres colombianas en la que su autor, Ovidio Aguilar, cuenta la historia de una madre que sin el apoyo del padre de su hijo, logra sacarlo adelante y hace de él una persona honesta y responsable. En esta canción, que evidencia una situación muy común en el mundo entero, quien narra la historia es el hijo agradecido con esa madre cabeza de familia.

Melo y los demás miembros de la agrupación, con Osnaider  “Tato” Cabarcas como acordeonero líder, se preparan arduamente para hacer un buen papel en el Mundial de Acordeones en representación de Colombia.
Y de Italia, pero haciendo música vallenata, vendrá Mauro Mariani, líder de «Los Guipas y El Colocho Italiano», el primer y único conjunto vallenato nacido y operante en Roma.

Mauro Mariani indica que después de un largo período de búsquedas, investigaciones, entrenamientos, estudios y ensayos de forma completamente empírica, a través de videos de clases virtuales, por falta de academias, maestros y músicos vallenatos residentes en su país, pero siendo un amante de estos ritmos, logró conformar la agrupación que normalmente viene presentándose en diversos escenarios, fiestas latinas, festivales folclóricos y sitios de música latinoamericana en Italia, representando a Colombia y encontrando una gran aceptación por parte del público tanto dentro de las comunidades latinoamericanas como entre los italianos.

Mauro Mariani y su conjunto vallenato interpretarán, en el marco del cuarto encuentro de músicas de acordeón, obras como “Ojos indios” de Alfredo Gutiérrez, “Matildelina” de Leandro Díaz, “Alicia adorada” de Juancho Polo Valencia, “Mírame” de Tobías Enrique Pumarejo, “El cantor de Fonseca” de Carlos Huertas, “Así fue mi querer” de Gustavo Gutiérrez y “Señora” de Rafael Manjarrez.

Mariani, de 31 años, confiesa que “el vallenato lo tengo en las venas, me entró muy adentro y me ha poseído desde el primer momento en que lo escuché. Poder vivirlo en la cotidianidad es como un sueño. Poder tocar vallenato donde nació y cantarlo a las mismas gentes que lo tienen como herencia, lo reinventan y a diario lo viven, es algo inmenso para mí”.