26 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una insistencia maledicente

28 de mayo de 2012
28 de mayo de 2012

Se insiste por parte de los editores de la página deportiva del periódico local en acumular una serie de culpas y acechanzas contra el presidente de la liga Mauricio Torres Torres acudiendo a entrevistas dirigidas para dar a entender que solo a él le cabe la responsabilidad y dejan de lado todos los oportunos logros que se han tenido en su gestión.

Pareció curiosa por lo menos, para decirlo de alguna manera la entrevista, con Hernando Jiménez, un respetable empresario, quien en otros lados ha dicho todo lo contrario de lo que le vertieron en su intervención para el diario de Armenia.

Jiménez sale con el desaguisado de responsabilizar de todo lo malo a Torres Torres y exculparse como sino hubiese estado en el seno de la liga por muchos años y haberse constituido en una persona silente.

Los padres de los tenistas son los mismos miembros de la liga, esto a lo mejor no es lo más conveniente pero si como lo afirma el propio Mauricio Torres “la liga somos la familia” allí podría estar parte de  la justificación de este asunto.

En lugar de promover una alternativa para la solución de los hechos algunos se han dedicado a despotricar y a echar más leña al fuego.

Me parece insólito el tratamiento periodístico que se le ha dado a esta circunstancia porque todo se advierte como un halo negativo y nada de propuestas para salir del embrollo.

Indeportes tiene su cuota, los padres de los deportistas también, al igual que la liga.

Es natural que haya preocupación porque una de nuestras más importantes deportistas haya quedado por fuera del más sobresaliente certamen competitivo del país pero también es menester erradicar, incluso, especies controversiales   que denotan que se están moviendo en este caso circunstancias oscuras que comprometen incluso la idoneidad de ciertos periodistas.

Quisiera equivocarme de que la información esté en manos de personas maleables o proclives a ciertas conductas inadecuadas porque ahí si que se lleve el putas al deporte  y a todos nosotros juntos.