2 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una grave injusticia

18 de mayo de 2012
18 de mayo de 2012

Según el Ministerio, no existen razones suficientes para que el Gobierno haga una excepción con los habitantes de este sector de Pereira y se le cobre una tarifa diferencial, además de que, según la entidad, hay en el país muchas zonas en varias ciudades en condiciones similares y ninguna goza de esta consideración especial.

Por supuesto no sabemos las condiciones en que están otros lugares cercanos a las grandes ciudades y ni siquiera cuáles son esas regiones; pero lo que si tenemos claro es que en el sector de Cerritos vive cada vez más la gente que trabaja, o que estudia, o que tiene que ir al médico, o que tiene que realizar sus negocios y actividades financieras y comerciales en Pereira; y que el peaje de Cerritos II está localizado en medio de uno de los nuevos sectores residenciales de la ciudad.  

En una palabra, que este es un peaje urbano y que aquellas son personas, muchas de ellas estudiantes, que necesariamente tienen que ir y regresar por lo menos una vez todos los días del año de Pereira, y que en las condiciones que ha definido el Ministerio están obligados a pagar tantas veces cuantas vayan a la ciudad uno de los peajes más caros del país.

Cuánto le significa mensualmente en costos a un estudiante que vive en este sector o en Cartago y que tiene que venir todos los días a la universidad en Pereira, o en cuánto se encarece el valor de algunos insumos para la construcción como el llamado material de playa que hay que transportar necesariamente.

Nos parece pues, que se está cometiendo una grave injusticia con los habitantes de este sector de la ciudad y que el Gobierno debe revisar y devolver de inmediato la medida que niveló el valor de los peajes, para que todos los afectados puedan seguir gozando de la justa y conveniente exención que tenían.

Editorial/Diario del Otún