25 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Romeo Langlois afirma que «hay que seguir cubriendo el conflicto en Colombia»

30 de mayo de 2012
30 de mayo de 2012

Langlois afirmó que el Gobierno colombiano ha logrado vender una imagen errada sobre el conflicto en el exterior, lo que ha «invisibilizado» la realidad sobre esta situación. «Este conflicto se ha vuelto invisible», denunció el periodista.

Sostuvo que el conflicto armado no está por terminar y no se trata de «algunas poquitas zonas rojas», que se han mantenido en la selva colombiana. «Eso es totalmente falso», añadió.

El reportero expuso que durante su cobertura del conflicto colombiano ha logrado conocer a efectivos militares del Ejército y ahora tras convivir 33 días con las FARC consideró que se trata «pobres matándose entre pobres».

Explicó que la visión del guerrillero y del militar es la misma. Ambos piensan que su lucha está justificada y es justa.

En ese marco, recordó que la bala que le hirió el brazo izquierdo el pasado 28 de abril en Caquetá (norte), durante un combate entre el Frente 15 de las FARC y el Ejército, mató a un sargento de ese componente militar.

Dijo que logró entrevistar al uniformado antes de ese episodio, quien le relataba su historia personal  y cómo llegó a las filas del Ejército, así como las preocupaciones de sus familiares debido a los riesgos que debía correr.

Asimismo, los insurgentes también contaron su historia y la forma en que llegaron a sumarse a esta lucha, quienes están dispuestos a morir con un fusil en la mano en defensa de su idiosincracia.

En tal sentido, Langlois subrayó la importancia de que la prensa colombiana y extranjera profundice en la cobertura y difusión del conflicto armado, expresando «el miedo físico» y el riesgo de los soldados al llegar a zonas de combates, así como la vida del «guerrillero» que duerme en el lodo y arriesga su vida.

«Tenemos que seguir cubriendo este conflicto», expresó al referirse al trabajo periodístico de la prensa local y extranjera en Colombia.

La politización retrasó mi salida

El reportero francés también reprochó que la politización sobre su situación dentro del campamento de las FARC retrasó su salida de la selva.

Roméo Langlois ha dicho que los insurgentes estaban dispuestos a entregarlo al poco tiempo de constatar que se trataba de un periodista y no un miembro del Ejército. Sin embargo, la intervención de los políticos los llevó a tomar la decisión de retrasar la entrega.

El periodista rechazó esta decisión de las FARC, aunque aceptó sus disculpas públicamente en cuanto a la tardanza en su entrega.

Langlois convivió durante 33 días con los insurgentes, luego de que decidiera entregarse.

Dijo que sale sin «amargaduras» de su retención, ya que fue bien tratado y nunca fue «amarrado» como se especuló.

«Lo que me ha pasado no va afectar la manera en la que considero el conflicto colombiano», dijo.

Primeras declaraciones

A su llega al lugar donde fue entregado a las FARC Romeo Langlois afirmó que «hay que hablar con todos los actores del conflicto, éste es invisibilizado».

Comentó que su brazo izquierdo, que resultó lesionado durante el enfrentamiento entre las FARC y el Ejército colombiano, «va bien».

Romeo Langlois de 35 años, se entregó al grupo armado el pasado 28 de abril vistiendo prendas militares, tras un enfrentamiento entre tropas del Ejército y los insurgentes en el departamento del Caquetá. El periodista viajaba en un helicóptero oficial colombiano para realizar un reportaje sobre el narcotráfico en la región.

Sobre el trabajo periodístico que estaba realizando junto al Ejército colombiano afirmó que sólo vio un «modesto, pequeño laboratorio, como muchos que se destruyen. Un laboratorio de un campesino que lo utilizaba para sobrevivir».

Según lo previsto, la comisión humanitaria trasladará a Romeo Langlois hacia Bogotá (capital colombiana) y el jueves desde la sede de la embajada francesa ofrecerá una rueda de prensa ante los medios de comunicación.

La CICR descartó la presencia de un avión con bandera francesa para el traslado del comunicador hacia su país de origen.

Destacó que le «parece triste que tengan que retener gente para que hablen de este conflicto olvidado» y reiteró que «hay que cubrirlo de todos los lados».

«El trabajo de un periodista es cubrir todas las partes del conflicto, la guerrilla, el Ejército, hay que seguir cubriéndolo, llevar gente al conflicto y a la guerrilla», insistió.

El periodista francés Romeo Langlois afirmó este miércoles, a su llegada al lugar donde fue entregado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a una Misión Humanitaria, que «hay que seguir cubriendo el conflicto en Colombia».

Manifestó que no necesitaba esta experiencia «para conocer el conflicto colombiano y a la guerrilla. Hay que seguir cubriendo este conflicto»

Al ser indagado sobre el mes que pasó en manos de la guerrilla el periodista afirmó que fue tratado con mucho respeto y destacó que en ningún momento fue amarrado.

«Estoy bien, un poco cansado, pero vamos bien. No me puedo quejar, a las duras con pocas cosas, pero nunca me tuvieron amarrado siempre me trataron como un invitado, mucho respeto», afirmó.

teleSUR / kg – FC
Información internacional/El País, Madrid
Las FARC liberan al periodista francés

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han liberado este miércoles al periodista francés Roméo Langlois, que permanecía en poder de la guerrilla desde el pasado 28 de abril. El rehén fue entregado a una misión humanitaria liderada  por la Cruz Roja Internacional en una aldea del sur de Colombia. «Bien, estoy muy cansado, pero bien», manifestó Langlois al recobrar la libertad.

«Aparte de ser retenido durante un mes, he estado bien. Nunca me han amarrado. Me han tratado como a un invitado más bien, me han dado su propia comida», continuó el informador francés en referencia a sus captores. Langlois subrayó: «Me queda la convicción de que hay que seguir cubriendo el conflicto. Me preocupa que haya que secuestrar a gente para que el mundo nos mire», dijo sobre el conflicto entre las FARC y el Estado colombiano. «Mi secuestro ha sido politizado por mucha gente», manifestó también, en declaraciones recogidas por la cadena internacional venezolana Telesur, afín al régimen chavista.

La misión humanitaria estaba integrada por funcionarios del Comité Internacional de la Cruz Roja Internacional (CICR), la exsenadora Piedad Córdoba y el emisario del Gobierno francés Jean-Baptiste Chauvin, quienes habían expresado poco antes su confianza en que el operativo fuera un éxito. Chauvin, un alto funcionario del Ministerio francés de Exteriores, declaró que el único deseo del Gobierno de su país es que Langlois «pueda reunirse lo antes posible con sus familiares y empezar de nuevo su labor periodística».

La misión llegó al lugar tras unas cinco horas de viaje desde Florencia, capital del departamento de Caquetá. Una vez allí, la exsenadora Córdoba dijo también a Telesur: «Es sumamente importante la operación humanitaria, porque va allanando espacios y caminos hacia una negociación política», y todo esto «demuestra que hay un conflicto y que se dan situaciones como la de Langlois».

Roméo Langlois fue secuestrado el 28 de abril cuando acompañaba en esa región a militares y policías que se disponían a realizar un operativo antidrogas y fueron sorprendidos por una ofensiva de la guerrilla, que dejó varios muertos y al periodista francés cautivo.

El pasado domingo, las FARC anunciaron que este miércoles entregarían al corresponsal de France 24 y Le Figaro a la misión conformada la CICR, Córdoba y Chauvin.