4 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nuevo embajador ante el Vaticano tendrá la misión de traer al Papa a Colombia

21 de mayo de 2012
21 de mayo de 2012

El funcionario explicó que la invitación del Sumo Pontífice a Medellín es una iniciativa suya que le expuso al presidente Juan Manuel Santos durante la visita oficial que el gobernante hizo el sábado a la ciudad.

«Claro que le ayudo, y le voy a mandar un buen emisario, que es el ministro de Transporte», le contestó Santos, según lo recordó Gaviria en un comunicado público.

La frase del gobernante llevaba implícita la confirmación de que Cardona sucederá en el Vaticano al periodista César Mauricio Velásquez, en el cargo desde 2010 y cuya salida ha sido dada como inminente por distintas versiones periodísticas.

De hecho, Santos confirmó el mismo sábado en Caldas, localidad vecina a Medellín en la que encabezó su reunión gubernamental de los sábados, el relevo en la cartera de Transporte, con la designación de su consejero Miguel Peñaloza.

«Vamos a trabajar con todo el ánimo en este propósito (el de la visita papal)», prometió el alcalde Gaviria, para indicar que el proyecto es que Benedicto XVI viaje a Medellín en 2013.

La ciudad, que es la capital departamental de Antioquia (noroeste), recibió en 1986 al entonces papa Juan Pablo II, quien hizo entonces una gira por diez ciudades de Colombia.

Juan Pablo II ha sido uno de los dos papas que han visitado este país andino en toda la historia. El primero fue Pablo VI, en 1968.

Dejo la cultura de estructuración de proyectos: Germán Cardona

El Colombiano

El ministro de Transporte, Germán Cardona Gutiérrez , estará al frente de esa cartera hasta el próximo 31 de mayo, según anunció el presidente Juan Manuel Santos en el Acuerdo para la Prosperidad realizado el pasado sábado, en Caldas.

En diálogo con EL COLOMBIANO el funcionario pasó revista a sus ejecutorias tras casi dos años de gestión en los que destaca como unos de sus principales logros la creación de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y el impulso a la Ley de Asociaciones Público Privadas (APP).

Cardona Gutiérrez, quien será el próximo embajador de Colombia ante El Vaticano, ratifica el compromiso y la voluntad del Gobierno de ejecutar las Autopistas de la Prosperidad, y se atreve a sugerir que infraestructura y transporte estén en carteras diferentes.

¿A su retiro cómo queda el proyecto Autopistas de la Prosperidad?

«Las Autopistas de la Prosperidad es un proyecto que va porque va, independiente del tema del Consejo de Estado, que es un problema de ISA y no de la iniciativa. ¿Qué queremos todos? Que diga que el contrato interadministrativo es válido. Si no es así será un tema para todo el sector de empresas que se rigen por Ley 142 de servicios públicos, que van a quedar acogidas en eso.

Por ejemplo, el tema entre Medellín y EPM habría que revisarlo, Manizales y Aguas de Manizales, también. Si lo que se determina es que ISA, sí lo puede hacer, entonces la Junta Directiva tendrá que definir la forma de apalancar financieramente la ejecución. De lo contrario se le comprarían a ISA los estudios, porque no esta en duda la idoneidad de ISA como estructurador y se sacaría una licitación».

¿Porqué la preocupación por la forma como se financiará el proyecto?

«El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry , planteó que no se puede pensar en tener todos los recursos en un cajón para hacerlo, cuando el proyecto apenas va a empezar. Hay ciudades que están perdiendo plata por buscar el perfeccionamiento o modificar los contratos y eso genera que el dinero vaya a vigencias expiradas. Si ya hay sobre la mesa una plata, 5,6 billones de pesos, arranquemos y con eso tenemos para trabajar uno o dos años y en el camino, con el compromiso del Gobierno de poner 10 billones de pesos se deben hacer las gestiones, se arbitran los recursos en el presupuesto, se comprometen las vigencias futuras, y el resto se busca».

¿En cualquier caso la figura será pago contra obra ejecutada?

«Sí. Estos son proyectos muy grandes y van dentro del esquema de la Ley de Asociaciones Público Privadas (APP) o Ley de Concesiones. Hay que buscar grandes firmas, presentarles los cuatro corredores y pedirles propuestas».

¿Llegó el TLC y se anuncian obras un poco tarde?

«Cuando llegué al Gobierno, le planteé al Presidente que el tema sería complicado porque tengo en la cabeza la cultura de la estructuración de proyectos. Por el afán se hicieron cosas sin estudios ni diseños y eso desencadenó en problemas. Impulsé esa cultura y todos los corredores entregados vienen del Gobierno Uribe y nos pareció responsable terminar esas obras, que valían 2,8 billones de pesos, pero con los estudios pasó a 6 billones de pesos y hubo que ajustarlos pidiéndolos en Hacienda. Están, para Antioquia, Primavera-Camilo Cé, Medellín-Quibdó, y lo que hicimos fue licitar y se destinó a esos tramos».

¿Cómo se recordará su paso por el Ministerio?

«Que me recuerden por haber vuelto a hablar de la cultura de la estructuración de proyectos, a pesar de que eso me generó un desgaste personal, profesional y si se quiere político para el Gobierno durante el primer año de gestión. Con eso me voy tranquilo y ojalá se hiciera en todo el país. Creo que la plata mejor invertida en la ingeniería es la que se destina a los estudios».