12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La denuncia es la mejor arma para erradicar la violencia contra la mujer, senadora Dilian Toro

3 de mayo de 2012
3 de mayo de 2012

Bogotá D.C. 02 de Mayo (Prensa senadora Dilian Francisa Toro). «Ningún caso de violencia intrafamiliar es admisible. Esa ha sido mi lucha desde el Congreso de la República con la Ley 1257 de 2008 que protege los derechos de la mujer, quien si, por miedo o vergüenza no denuncia a su agresor, otra persona lo puede hacer. Por eso, aplaudo la divulgación que hicieron los medios de comunicación al denunciar públicamente al concejal de Valledupar, José Guillermo Yamín por maltrato a su esposa. Aunque en este caso los hechos son confusos, y las autoridades son las llamadas a esclarecerlos, existen hechos de maltrato evidentes que no pueden seguir quedándose en las paredes del hogar», señaló la senadora Dilian Francisca Toro (Partido de la U).

«No podemos seguir esperando que la violencia intrafamiliar termine en la muerte y desestabilizando a los más vulnerables; los hijos», agregó la senadora Toro.

Este caso y los miles, que desafortunadamente suceden a diario en el país, son alarmas encendidas que deben concientizar tanto a mujeres como a hombres para denunciar y poner fin a estos hechos de violencia que están exterminando a la familia y a la sociedad.

El Gobierno Nacional está muy comprometido con el tema de violencia de género, por eso reglamentó el pasado mes de enero la Ley 1257, con cuatro decretos que garantizan los derechos de la mujer.

«Como mujer, como madre de familia y como senadora de la República, me he comprometido a velar porque la Ley 1257de 2008 sea divulgada entre las instituciones que trabajan el tema, mujeres, hombres y medios de comunicación, con el fin de que se denuncie al agresor y si es necesario, obligarlo a que desaloje la residencia», enfatizó la senadora Toro.

Sin embargo, más allá de instarlos a denunciar la violencia intrafamiliar, el llamado a la sociedad es a tomar consciencia que el respeto por los derechos del otro es tan fundamental como el respeto por la vida misma, concluyó la senadora Toro.