27 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

FRAY RODIN Y EL ALMA RUSA.PINCELADA.

15 de mayo de 2012

 

fray rodinEra una  peligrosa potencia económica y militar, con papel relievante en la prolongada Guerra Fría , como  que también patrocinadora de todas las formas de lucha  en busca de la implantación de sus doctrinas políticas y económicas. La perestroika , la caída del muro de Berlín  y el ingreso al neoliberalismo , acabó con sus pretensiones ideológicas e imperialistas.Hoy , quienes llegamos a la Rusia contemporánea en plan turístico, solo podemos expresar algunos superficiales   criterios  en relación con los cambios en marcha para su sociedad y para sus gentes, con un profundo respeto por el doloroso y conmovedor padecimiento de su pueblo y  la lucha por  continuar su camino en medio de las más disímiles contradicciones.

En l.991, por la misma época en que el expresidente Gaviria nos impuso la apertura económica, Rusia comenzó su etapa neoliberal.Y su apertura ideológica.En el papel se autorizó la libertad de mercado, de creencias y de opinión y las nuevas generaciones comenzaron a asimilar que  los principios que consideraban inamovibles no eran tales.Detrás de los MacDonalds, llegaron toda clase de tiendas abiertas al público para establecer en forma definitiva el estado de bienestar, el derecho al confort. El consumismo en vez del comunismo.La lucha salvaje por el empleo para poder comprar, en vez de la resignación con el estado proveedor, al menos de lo mas elemental. Los  ateístas, como llaman a los incrédulos, vieron de nuevo las iglesias abiertas.Y  a miles de fieles que, de acuerdo con la inveterada religiosidad del pueblo ruso, esperaban la ocasión para dirigir sus preces al altísimo. En la época soviética las iglesias se cerraron y se convirtieron en depósitos o en ocasionales museos. Solo una permanecía abierta, pero sus asistentes eran filmados y reseñados por la tenebrosa policía del regimen y suspendido su carnet del Partido Comunista, que era como someterlos a una especie de muerte civil.La Iglesia de San Nicolás. Hoy en día hay cerca de 400 templos abiertos, entre católicos y ortodoxos, mezquitas,sinagogas y catedrales protestantes.Pero nos aseveraron que el noventa por ciento de la población continúa «ateísta».Las estatuas de Stalin y de Marx brillan por su ausencia. Las de Lenin no tanto. La hoz y el martillo,en algunas banderas y en kepis que venden a los turistas.Los iconostasios con representaciones religiosas permanecen conservados para gloria del arte universal. Los iconos rusos son anónimos.Se desconoce su autoría porque era prohibido firmarlos.Se consideraba que era Dios el que los inspiraba y que los artistas eran simples herramientas del estro divino.

Las catedrales ortodoxas son de una belleza sobrecogedora.Amplios espacios en penumbra, sin bancas ni reclinatorios como en  las nuestras, obligan a hacer de sus misas un acto penitencial. Duran entre cuatro y seis horas, y hasta siete, y sus asistentes deben permanecer de pies. Asientos,solo para el Zar, La Zarina y el Patriarca, bajo imponentes doseles .El sacerdote, de espaldas a los fieles. Es que establece diálogo con Dios y nó con los hombres.Sus sotanas y ornamentos deslumbran por su preciosidad. Y los cánticos, siempre a capela, enmarcan  la ritualidad que  nos transporta  a tiempos inmemoriales. A las mujeres no se les permite ingresar de pantalones. Deben ir de falda y cubiertos sus hombros y su cabeza. Volvieron  a la memoria los tocados y los mantos de  las abuelas y nuestras madres. Y si están en el período,deben abstenerse de asistir a la iglesia.

Ahora. Los rusos son adustos, serios, inexpresivos .Ellos mismos reconocen que fueron forjados a base de sufrimientos, de pobreza, de hambrunas, de guerras y que tienen muy pocas razones para   sonreir. Conmueve escuchar que desde la infancia les infunden el  talante de la seriedad. Solo a quien es serio se respeta.A los niños se les inculca que la sonrisa es del diablo. Y que quien llora, , es un flojo.El sentimiento trágico de la vida, magistralmente interpretado por sus literatos, sus poetas, sus artistas y sus músicos,se plasma en el alma popular. Paradójico. Los mejores payasos  del mundo, son los rusos. Y los mejores circos, tambien. Pero en Rusia el circo es para los mayores. Las funciones infantiles son distintas por completo.Ni siquiera aprovechan los sesenta días de sol que tienen al año para ser amables con los turistas. Parecen siempre como si estuvieran dando o recibiendo órdenes. . Su cultura, lo reconoció textualmente nuestra guía, es la de la tristeza y de la depresión. Es que la historia rusa es y seguirá siendo triste.Se asoman mas conflictos que felicidad dentro del Nuevo Orden.Pasar del materialismo  comunista al materialismo capitalista será un desafío apabullante  para las generaciones por venir.
Para no agotarlos,volveremos luego con las ciudades, los Palacios, los Museos Rusos.