21 de junio de 2024

Desde la Ciudad Milagro

8 de mayo de 2012
8 de mayo de 2012

…e incluirse en la llamativa globalización, ineludible en las actuales circunstancias y posicionarse frente a las alternativas concurrentes con nuevos tratados de libre comercio y  abrir las puertas a  las intención de inversionistas internacionales.

Los socios de la red son Medellín, Cali, Bucaramanga, Ibagué, Bogotá, Manizales, Pereira, Barranquilla y Cartagena.

Este grupo de ciudades a través de la Red tiene un grupo altamente calificado de técnicos que inciden con elementos confiables en los Planes de Desarrollo para enfocar principalmente prioridades con reglas de juego claras y no, como en otros casos, un cúmulo de enunciados de buenas intenciones que van parar al cesto de la basura cada cuatro años.

Lo más novedoso de los anuncios de la Red es que por fin en estas ciudades se ha logrado convocar y hacer coparticipes a las universidades, el sector privado y los periódicos locales más influyentes.

Esto se llama liderazgo inobjetable.

Han diseñando una estrategia juiciosa común que a través el estudio de cada gobierno les indica sus expectativas, las metas con las que esperan medir sus resultados y las líneas de acción que emprenderán para cumplirlas.

Todo un trazado confiable alejado de politiquerías y arrogancias.

Estas ciudades, como a todas las de este país, incluidas las capitales de departamento, les asisten iguales preocupaciones y los mismos desafíos.

Con rigor  deberán combatir la pobreza y la segregación; luchar por la criminalidad y el respeto a la vida; propender por soluciones eficaces a la movilidad; avanzar en los procesos de conectividad para la integración en la globalización y diseñar una serie de actividades para concertar acciones frente al cambio climático.

El ‘vademecum’ no es poco y el reto ambicioso.

El plan de desarrollo de Armenia está a discusión del concejo y por el momento sabemos que no tienen soportes técnicos importantes y que su estudio estará supeditado a las canonjías de la administración local.

Nada nuevo, así se administran las cosas aquí.

Mientras las otras ciudades alternan  la política, por supuesto, con acciones serias y contundentes para enrumbar sus administraciones por el sendero del progreso, aquí nos desgastamos hablando sin ton ni son, mientras nuestros ejecutivos airados no responden por los cuestionamientos que se hacen a la paquidérmica situación en que nos tienen postrados.

Los ejemplos del buen gobierno en alcaldías serias cunden en  el país mientras en otras la arrogancia no les deja ver más allá de los encantadores discursos  de sus aduladores.

Armenia ¿Cómo Vamos?