29 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Comienza a deshacerse el “blindaje” de alias “Mi Sangre”

22 de mayo de 2012
22 de mayo de 2012

Comienza a deshacerse el “blindaje” de alias “Mi Sangre”

El procedimiento, realizado por unidades especializadas de la Institución, se llevó a cabo en el sector Loma de Bernal de la capital antioqueña, donde alias “El Contador” se movía con la misma tranquilidad de su patrón, quien hasta hace pocas semanas posaba como un próspero hombre de negocios, a pesar de sus antecedentes y ejecutorias.

Gómez Molina, de 39 años de edad, y quien logró infiltrar algunos sectores del comercio y la ganadería a fin de asegurar el blanqueo de capitales para su jefe, es requerido por una Corte Federal del Distrito Sur de La Florida, para que comparezca en juicio por concierto para introducir estupefacientes a los Estados Unidos.

Contra “Mi Sangre”, quien según versiones periodísticas estaría buscando acercamientos con las autoridades norteamericanas, ya pesa una orden de captura en Colombia por los delitos de concierto para delinquir agravado, fabricación, porte y tráfico de armas de fuego y municiones, así como utilización ilegal de equipos de radiotransmisión. Entre tanto, la orden de captura con fines de extradición emitida por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, país al que López Londoño intentaría entregarse, está en trámite y podría llegar en los próximos días.

Cabe señalar que cuando Henry de Jesús López, hoy prófugo de la justicia, no podía entrar en contacto con su contador y hombre de confianza, éste daba cuenta de sus movimientos financieros a John Fernando Giraldo Úsuga, alias “Simón”, tercer cabecilla de “Los Urabeños”, y quien fue capturado la semana anterior junto a su hermano Juan Diego en el sector de El Poblado.

La última operación contra el imperio criminal de alias “Mi Sangre” se dio a mediados del año pasado cuando la DIJIN de la Policía Nacional capturó a 26 narcotraficantes con influencia en Colombia, Honduras, Guatemala, República Dominicana, Venezuela y Panamá, quienes luego de reclutar algunos ex trabajadores del sector aeronáutico, sacaban importantes cantidades de clorhidrato de cocaína en vuelos comerciales despachados desde las terminales de Barranquilla y San Andrés, operación mafiosa que era controlada por el otrora desmovilizado integrante del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas y socio de Carlos Mario Jiménez, más conocido como “Macaco”.