17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Vertimientos de aguas residuales de la construcción del Túnel siguen contaminando el acueducto de Calarcá

27 de abril de 2012
27 de abril de 2012

Inicialmente, la caminata se centró en la Línea donde se descendió cerca 1.500 metros de montaña hasta llegar a la quebrada San Rafael para determinar con muestras de agua, si esta es apta para el consumo humano.

Allí la empresa Multipropósito y los funcionarios del Instituto Seccional de Salud tomaron unas pruebas sugeridas por la Gobernadora.

La mandataria de los quindianos ha soportado con resultados de muestras de agua, visitas técnicas, y reportes del hospital de Calarcá, sus anuncios nacionales del impacto ambiental por la carga contaminante que está vertiendo en consorcio constructor, a los afluentes.

La gobernadora Sandra Paola Hurtado Palacio ha sido enfática al manifestar que no se está oponiendo a la construcción del proyecto túnel de la Línea y que reconoce que es una de las obras más importantes del país, pero no por ello 16 mil 500 hogares del municipio de Calarcá que corresponde a cerca de 90.000 personas, deberán asumir las consecuencias de la contaminación del acueducto con los consabidos daños ambientales.

“Sigo sosteniendo que un país no se puede desarrollar poniendo en riesgo el ambiente y la vida de las comunidades”, expresó la mandataria.

El gerente de Multipropósito, argumentó que a los calarqueños los surtían cuatro fuentes y que dos ya están por fuera de servicio, pero que lo más alarmante es que por ser época de lluvias el río Santo Domingo baja con mucha turbiedad y con las avalanchas pues se tapona al acueducto, sin mencionar que la quebrada El Naranjal no tienen la suficiente capacidad para surtir a todo el poblado.

La Gobernadora conoció mediante un informe de Multipropósito que la quebrada San Rafael tenía promedios de Ph de unos 7.94 pero que se elevaron a cifras de hasta 9 y más, por lo que se suspendió su servicio. Por eso la Gobernadora solicitó con urgencia el resultado de las muestras para hablar y defender con datos precisos, como es su estilo, a los calarqueños.

En los primeros meses del año la quebrada San Rafael había sido suspendida en febrero por un periodo de 23 horas. En marzo 34 horas y en abril 294 horas. Esto, según la gobernadora equivale a 14 días con seis horas sin servicio de agua potable, por las circunstancias mencionadas.