17 de junio de 2024

Paul McCartney cautivó a los asistentes al estadio Nemesio Camacho El Campín

20 de abril de 2012
20 de abril de 2012

paul

Antes de comenzar con sus descargas musicales, el músico se las arregló para saludar, en un sonoro español, con un «hola Bogotá», «hola Colombia» y rematar con «buenas noches parceros (amigos)».

Sin más preámbulos, el excompañero de John Lennon, George Harrison y Ringo Starr, echó mano de su guitarra para interpretar lo más significativo del extenso repertorio, que comenzó con «Magical Mystery Tour», grabada por The Beatles en 1967.

El cantante británico Paul McCartney alegró la fría noche capitalina en el estadio El Campín en un concierto histórico para Colombia. Durante 2 horas y 40 minutos el artista recorrió varias décadas al interpretar éxitos de The Beatles, Wings y otros como solista.

«Buenas noches parceros» fue el saludo que McCartney le dio a las más de 35 mil personas que llegaron para disfrutar de un espectáculo sin precedentes.

Aunque el mayor temor de los fanáticos era la lluvia, el cielo se «comportó» bien y al contrario de los pronósticos, estuvo despejado durante toda la noche.

Paul McCartney dejó en el escenario su energía, sencillez y profesionalismo; sin mayores pretensiones cambió varias veces de guitarra y con su voz única e inconfundible pasaba del romanticismo de una balada a la «explosión» de un rock and roll.

«Voy a hablar en español pero voy a hablar más en inglés» dijo a sus fans y lo cumplió. Antes de interpretar la mayor parte de sus canciones le hablaba al público, bromedaba y tanto a hombres como mujeres los ponía a corear sus canciones.

«Gracias por la grandiosa bienvenida (…) Esta es la primema vez que tocamos esta canción en toda Suramérica, para ustedes esta noche». Fue entonces cuando puso a gritar con más fuerza a los asistentes al escuchar «Hope of deliverence».

Su repertorio, de más de 30 canciones incluyó «Yesterday», «Let it be», «Hey Jude», «Blackbird», «Live and let die», «Lady Madonna», «Here today», «Dance tonight» y «Eleanor rigby», entre otras.
Sus éxitos, los integrantes de su banda, las luces, los juegos pirotécnicos y la bandera de Colombia que mantuvo en sus manos por algunos minutos hicieron de éste un concierto considerado por muchos el mejor que haya tenido el país.

El público coreó varios de los temas más conocidos de McCartney, que cerró el concierto de más de dos horas con una profunda venia al público en compañía de los demás integrantes de su banda.
También tuvo tiempo de sacar y agitar una bandera de Colombia, en un gesto que sus seguidores agradecieron con generosas salvas de aplausos y gritos.

Al final de la presentación, nadie se acordó que el concierto demoró en comenzar casi dos horas, pues al fin y al cabo la espera valió la pena para escuchar a una leyenda viviente de la música.
El Canal Capital, la cadena pública de televisión de Bogotá, solo pudo transmitir parte del concierto, pues al parecer hubo fallas técnicas que arruinaron su intención.

Las redes sociales fueron el escape de quienes esperaban no perderse ninguna de las canciones del ídolo musical que por primera vez se presentó en Colombia.

El concierto contó con fuertes medidas de seguridad, que incluyeron al menos cinco anillos de seguridad, los mismos que dispone la policía para grandes espectáculos como partidos de fútbol por eliminatorias a mundiales de este deporte.