21 de junio de 2024

Gobierno expedirá Estatuto del Hincha

18 de abril de 2012
18 de abril de 2012

El Ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, invita a hinchas, directivos, periodistas, empresarios, autoridades y la ciudadanía en general,  a conocer el texto del  Estatuto del Aficionado y a formular recomendaciones o preguntas sobre el mismo, con el fin de perfeccionar el decreto que será expedido dentro de un par de semanas. Para tal efecto, ha sido habilitado el correo electrónico [email protected], donde se recibirán sugerencias y observaciones, y desde el cual se responderán inquietudes y preguntas.  

Como parte de esta iniciativa, el Ministerio del Interior lideró, entre abril de 2011 y abril de 2012, reuniones en 19  ciudades con las Alcaldías, Policía, clubes y 30 mesas de trabajo con las diferentes barras organizadas. Así, a las convocatorias acudieron más de 800 hinchas y participantes, con el objeto de dar espacio a la participación ciudadana y plasmar en este decreto lo expresado por las autoridades y los aficionados.

El Estatuto del Aficionado define términos como el de barra organizada: grupo de aficionados que se asocia bajo cualquiera de las modalidades legales vigentes, como persona jurídica y representante legalmente acreditado. La legislación respaldará los proyectos deportivos, sociales, ambientales, culturales y productivos de las barras organizadas. Adicionalmente, las barras organizadas de aficionados tendrán derecho a participar en las Comisiones Locales de Seguridad, Comodidad y Convivencia en el Fútbol, según lo previsto en la ley 1270 de 2009, donde pueden ayudar a diagnosticar las causas de la violencia en el fútbol y proponer soluciones acordes con las expresiones del barrismo social.

El objetivo de esta iniciativa es hacer cumplir los derechos de los aficionados, tales como la seguridad y comodidad durante los partidos de fútbol, infraestructura para discapacitados y tribunas dotadas de instalaciones adecuadas. En contraparte, el Estatuto también tipifica los deberes de los aficionados, tales como el de prevenir los actos violentos e ilícitos realizados antes, en o después del partido de fútbol.

Por último, el articulado endurece las sanciones a los hinchas que alteren el normal desarrollo de los partidos de fútbol y que atenten contra la seguridad y la convivencia. Los incumplimientos de lo reglamentado y las conductas atentatorias contra la seguridad darán lugar a sanciones previstas, tales como multas desde los 5 hasta los 100 SMMLV (salarios mínimos mensuales legales vigentes) y exclusión de los estadios desde seis meses hasta los cinco años, sin perjuicio de las  acciones penales a que haya lugar.