23 de junio de 2024

FRAY RODIN Y LOS ELEFANTES

21 de abril de 2012

fray rodinYa grandecito,conocimos a los elefantes en persona, como me lo dijo mi hija mayor cuando la llevé al zoológico de Matecaña, en Pereira. En mi caso fué en el Royal Dumbar Circus, que domiciliaba su carpa en la Avenida Santander,en el lote donde antes era el Orfelinato, al frente de las señoritas Ramírez Gaviria.En la función jugaban al fútbol,se paraban en sus patas traseras y una de  las delanteras se posaba en el pecho del osado domador .A los elefantes los paseaban por las calles para anunciar la llegada del circo.Y a este  le debo lo que iba a ser mi primer infarto,ya hecho todo un señor.Iba por la Avenida  al mando de mi Simca 1.200,un sábado, después de un etílico viernes cultural, cuando una masa gris  se desplazaba con eterna lentitud de una calzada a otra. Y ¡oh sorpresa!. Al frenar,ví que era un elefante. Creí que estaba al borde del delirium tremens, pero se trataba del habitual paseo matinal que el domador hacía con sus animales por el vecindario .

Después, cuando ya pude viajar por el mundo,tuve la osadía de encaramarme sobre sus lomos,en Tailandia. Del elefante.Nó del domador.Por ahí están unas fotografías con mi cara de pavor.Y compadecerme con mi mujer y con nuestra amiga Alcira Vargas, que aman a los animales,de una elefantita ,de mucho moñito en la cabeza,que a altas horas de la noche deambulaba con su amo por las calles de Bangkok,en busca de unas monedas para comprar su ración de cacahuetes.

De los elefantes se ha dicho que son inteligentes, tienen excelente memoria, fáciles de domesticar,que lloran y que ,eso sí, cuando se enfurecen ocasionan estampidas y daños  inmarcecibles como lo veremos más adelante.El Partido Republicano de los Estados Unidos  lo tiene como símbolo político en oposición al burro de los demócratas.Y dicen que da suerte.Yo compré en Chinatown de Los Angeles un par de elefantes de marfilina que tengo entronizados en mi biblioteca y a fé que no me ha ido mal.

En Colombia ha habido elefantes de ingrata recordación y de nefasta presencia.Como el que se metió a la casa de una campaña presidencial sin que su inquilino se hubiera dado cuenta.Que dizque a sus espaldas. El paquidermo de Monseñor Rubiano, cargado de millonadas y que permitió que en una segunda vuelta se instalara en el solio de Bolívar un presidente elegido por la mafia caleña. Y ocasionó la muerte del anticuario Santiago Medina y enterró las aspiraciones de Fernando Botero hijo,por ambicioso de billete, quien con un solo cuadro del Maestro, su padre, bien podría haber solucionado sus problemas económicos por el resto de sus días. En la mala memoria , a diferencia de los elefantes, nos hemos especializado los colombianos.Ojo con eso.

Ahora aparecen,pero muertos, unos elefantes que le complican la vida a la realeza española.Su Majestad Juan Carlos es juzgado con dureza por los antimonárquicos por haberse ido de cacería en Semana Santa,mientras España se derrumba. Y haber cobrado la vida de algunos ejemplares, cuya caza y muerte es permitida por el país africano de Botsuana, a un precio de unos noventa y dos millones de pesos nuestros cada uno. De acuerdo con mis fuentes de alta fidelidad,  lo invitó a la aventura de su propio bolsillo Mohamed Eyad Kayail, un magnate hispanosirio dedicado a la construcción de viviendas de lujo. Los Rodríguez Orejuela le pagaron  al expresidente la adopción del elefante colombiano. El Rey pidió disculpas por su diversión cinegética y lo perdonaron. Al expresidente lo absolvió la Comisión de acusaciones del Congreso de su país. Y santo remedio.

Pero el caso es que por ahí andan sueltos  miles de elefantes, como los blancos,especie de común presencia en los pueblos colombianos. Y a costa de sus presupuestos.Estadios sin deportistas,puentes sin ríos,piscinas sin nadadores,carreteras y edificios que nunca  se concluyen,hospitales abandonados. Y  un Metro cuyos estudios de factibilidad han costado mas  de  lo que hubiera costado su construcción y un Aeropuerto como el de Palestina, que solo servirá para que cuatro riquitos manizaleños logren sus conexiones  con Europa y para exportar cuarenta zurriagos de los de Anserma,veinte kilos de chachafruto de Risaralda ,siete libras de corcho de Neira y cuarenta bizcochuelos de Filadelfia con destino a Queens,el condado neoyorquino