12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Columnistas de EJE 21

14 de abril de 2012

En esta Administración se ensayó un estilo de gobierno de Unidad Nacional con la convocatoria de todos los partidos y movimientos políticos, con excepción del Polo que se negó a participar, y, aparentemente, ha traído buenos resultados no queriendo decir que todo ha sido color de rosa, pero se han sorteado con relativo éxito, sin desconocer las trabas y palos en las ruedas que a diario le ponen los Partidos de la U. y Conservador, con más énfasis el primero, quienes reclaman la paternidad de la Presidencia de Santos y siguen las directrices ciegas y torpes de su Mesías y su ‘consigliori’ JOG.

No voté por el doctor Juan Manuel Santos, no habiendo tenido la más mínima brizna de duda en sus calidades personales y de su buena formación desde cuna, por haber sido postulado por un Partido como la U., lo que generaba, en cuanto a mí respecta, ciertas sospechas con conocimiento de causa de que ese respaldo no era bueno para Colombia por provenir de una caterva corrompida del más diverso variopinto: políticos ‘voltiarepas’, narcoparamilitares, de combate y de escritorio, desmovilizados, todos los desleales y cínicos y el resto de todos los pelambres, mejor dicho, la suma total de toda la ‘delincuencia nacional’.

Sin tanta alharaca, con respeto por todos sus congéneres y la institucionalidad, con aparente sumisión, con modestia y recato, no obstante haber nacido con biberón de oro en boca lo que hubiese incidido a su desprecio hacia los demás y la prepotencia que no se ha dado, en términos generales el balance de gestión de gobierno es bueno, según lo demuestran los altos índices de las encuestas. El mejor Acto de gobierno que le he conocido al Presidente Santos fue no haber invitado a Alejandro Ordoñez, Procurador General de la Nación, a la VI cumbre de las Américas. Con este Acto y como estoy seguro de que no será Candidato presidencial por este, hoy, ‘grupúsculo: votaré por Santos.

Y por supuesto, la cumbre de las Américas no es una reunión de ‘Torquemadas’, no es una reunión de cacería de brujas, allá se van a tratar problemas sociales que afectan a todo el hemisferio, de la salud incluido el aborto, de las drogas, de la pobreza y desigualdad, discriminación, hambruna y desempleo, etcétera., y en esta clase de agenda estos inquisidores no tienen cabida. Los fundamentalistas, los místicos y los fanáticos son nocivos para cualquier sociedad.

Con referencia a Álvaro Uribe Vélez, es aconsejable y sano dejar su delicado y complejo estado de salud en manos especializadas que prestan sus buenos oficios en los diferentes sanatorios para enfermos mentales y tienen a su disposición las herramientas de trabajo: camisas de fuerza, electrodos, etcétera., y de su aciago y nefasto ‘legado’ que lo escudriñe la Corte Penal Internacional.

Manizales, Abril 14 de 2012.