14 de junio de 2024

Desigualdad y criminalidad son las principales amenazas de las democracias: OEA

13 de abril de 2012
13 de abril de 2012

En la apertura del Foro de Trabajadores, encuentro que se realiza hoy como parte del Foro Social de la VI Cumbre de las Américas, el máximo representante de la organización internacional hizo un llamado para ir más allá de la distribución de la riqueza para superar la desigualdad.

“Hay que tener un norte claro porque el problema de la desigualdad es vital. No es sólo distribución del ingreso, es distribución de servicios públicos, acceso a la educación, a la vivienda, a la seguridad. La distribución de ingresos también tiene que ver con ir cerrando las brechas que existen entre unos y otros”, dijo.

Para el representante de la OEA,  hay un optimismo en las Américas porque creció la economía, la pobreza se ha reducido y las exportaciones aumentaron, entre otros “Sin embargo, el problema es que esta región ha tenido en su historia periodos semejantes a este, pero a pesar de ello continúa la desigualdad y la pobreza. Si estos ciclos de riqueza no se aprovechan adecuadamente, los países no se desarrollan y estos ciclos serán efímeros”, resaltó.

Durante el Foro, en el que participaron cinco centrales obreras de las Américas y se contó con la presencia del vicepresidente de Colombia, Argelino Garzón, Insulza llamó la atención en el hecho de que en el nuevo siglo, la desigualdad es mayor que en periodos anteriores. “Esta desigualdad se prolonga en sociedades no cuando se crece poco, sino cuando se crece mucho”.

Para Insulza, superar la desigualdad y la criminalidad son temas “cruciales de la democracia. Mientras no se cambien las normas laborales y se modifiquen las normas tributarias no vamos a resolver la desigualdad. Y por eso, lo que seamos capaces de hacer para resaltar el papel del sindicalismo lo hacemos no sólo por los trabajadores, sino en favor de la democracia”.

Las centrales obreras que participan en el foro también expresaron la necesidad de que los trabajadores contribuyan en la tarea de los Estados de las Américas de combatir la desigualdad y más teniendo en cuenta, como lo dijo Miguel Morantes, presidente  de la Confederación de los Trabajadores de Colombia (CTC), que las Américas tienen una inmensa riqueza pero hay 177 millones de americanos por debajo de la línea de pobreza y 70 millones en la indigencia.

Para las centrales obras, como la colombiana CTC, la Cumbre debe contribuir a resolver los problemas de los pobladores de las Américas y por eso propuso “que se tomen acciones efectivas para que haya una real distribución de los ingresos y se tomen medidas para darles solución a los problemas de inequidad”, dijo Morantes.

Por su parte, Julio Roberto Gómez, presidente adjunto de la Confederación Sindical de las Américas (CSA) y también presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT) de Colombia insistió que la desigualdad sigue siendo uno de los principales problemas de la región, así como también se registran unos altos niveles de desempleo e informalidad.