17 de junio de 2024

Colombia da un gran paso en defensa de los consumidores: Mincomercio

13 de abril de 2012
13 de abril de 2012

“Los derechos de los consumidores son los derechos del tercer milenio”, aseguró el Ministro al señalar que avala todas las herramientas con que pueda disponer la Superintendencia de Industria y Comercio, entidad adscrita a esta Cartera, encargada de brinda la protección correspondiente en esta materia.

A juicio de Díaz-Granados, la garantía y el acceso a productos de calidad para los ciudadanos es fundamental, por lo que el Gobierno Nacional acompañó el proceso del nuevo Estatuto, que fue aprobado por el Congreso de la República en agosto de 2011 y convertido en Ley mediante sanción del Presidente Juan Manuel Santos en octubre pasado.

El objetivo, recordó, es que todos los colombianos tengan más condiciones de equidad, necesidad, proporcionalidad y suficientes garantías en el desarrollo de su libre actividad a la hora de consumir un bien o servicio.

En términos generales, el nuevo Estatuto contempla que los consumidores tendrán derecho a recibir productos de calidad, que no ocasionen daño en condiciones normales de uso, además de que deberán recibir información sobre los riesgos que puedan resultar del consumo o utilización de los mismos.

Otro aspecto importante tiene que ver con que habrá mayor protección contra la publicidad engañosa, la cual está prohibida, de tal manera que el anunciante es responsable de los perjuicios que esta cause.

El nuevo Estatuto también incluye importantes disposiciones en materia de protección para niños o adolescentes en su calidad de consumidores, comercio electrónico, cláusulas abusivas, entre otras, y establece definiciones en términos clave como consumidor o usuario, garantía, producto, productor, publicidad engañosa, etc.

“Estamos seguros de que la Superintendencia va a tener más herramientas ahora para defender al consumidor colombiano, no solamente en las capitales sino en todos los municipios del país”, subrayó el Ministro al destacar que ahora existe libertad de constituir organizaciones de consumidores que pueden hacer oír sus opiniones en los procesos de adopción de decisiones que las afecten.