28 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Se posesionó el Fiscal General

29 de marzo de 2012
29 de marzo de 2012

«Creo que el país entero hoy tiene plena tranquilidad que la Fiscalía queda en las mejores manos posibles», dijo Santos al tomarle el juramento de rigor.

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la posesión de Eduardo Montealegre como Fiscal General de la Nación

Bogotá, 29 de Marzo. (SIG). “Primero que todo quiero felicitarlo, felicitarlo a usted, a su familia, felicitar a la Corte Suprema de Justicia y agradecerle a la Corte por la forma tan transparente y expedita como se surtió esta elección.

Creo que el país entero hoy tiene plena tranquilidad que la Fiscalía queda en las mejores manos posibles.

El doctor Montealegre tiene una hoja de vida impecable. Hicimos ese ejercicio de diseñar el mejor perfil posible para ocupar la Fiscalía en un momento tan importante para la historia de la Fiscalía y la historia del país como el que estamos viviendo, difícilmente puede encontrar uno un mejor perfil que el del doctor Montealegre.

Sus estudios, su experiencia desde juez municipal hasta Presidente de la Corte Constitucional, pasando por otros cargos muy importante –entre otros el de Viceprocurador- sus estudios, su especialidad en el derecho penal, su trayectoria y su probada objetividad e independencia y honestidad, todos son virtudes que nos dan una gran tranquilidad a mí como Presidente de la República, como Jefe de Estado y a todos los colombianos, que una persona de esos quilates asuma la Fiscalía General de la Nación en un momento tan importante.

Y digo que es un momento muy importante para la Fiscalía y para el país por el papel que está jugando la Fiscalía, por los retos, los desafíos que tiene la Fiscalía en este momento, por la lucha que el Estado está librando contra diferentes fenómeno de criminalidad, de terrorismo, de corrupción.

Y estamos en un proceso donde estamos llegando en muchos de ellos a un punto de inflexión, ahí sí como dicen: ese punto de inflexión hace que el Estado sea vencedor y por eso es tan importante la contundencia y la coordinación con que el Estado mismo pueda trabajar y armonizar todas sus acciones.

En la lucha contra el terrorismo, contra la criminalidad, esta semana no más creo que fue una de las semanas más exitosas y más contundentes en esa lucha contra el terrorismo y la criminalidad.

En contra de las bandas criminales, la acción que se hizo –en donde la Fiscalía jugó un papel importantísimo- en el Cesar, y en otras capturas importantísimas de personajes claves que hemos venido identificando como personas que juegan un papel fundamental en esas organizaciones criminales, en las llamadas Bacrim.

En forma paralela, la Fuerza Pública en una acción coordinada le dio los dos golpes más contundentes que se le haya dado a las Farc en su historia. Si uno analiza bien, desde el punto de vista estratégico y a la luz del nuevo plan de guerra que el señor Ministro de Defensa, los altos mandos y el resto del Gobierno hemos diseñado, estos dos golpes son golpes muy contundentes, no solamente por el número de criminales abatidos sino por la importancia que estos golpes tienen dentro de la estructura de las Farc.

Ayer el señor Ministro mencionaba la importancia de esos mandos que estaban, inclusive, siendo entrenados para repartirse por el país y continuar sus acciones criminales, su terrorismo.

Pegarle a una organización a ese nivel es donde más efecto tiene.

Pero todo eso es un proceso que lleva al Estado a no bajar la guardia, a perseverar. Lo he dicho desde el principio frente inclusive al terrorismo: prefiero un desmovilizado, prefiero después un capturado y en última instancia dar de baja a quien se resista a acogerse a la ley.

Y tenemos que perseverar porque seguimos avanzando, y seguimos avanzando en la dirección correcta, y el papel de la Fiscalía –lo hemos dicho en todas las formas- se vuelve cada vez más importante para poder judicializar, para poder ser contundente y traerle a este país esa paz que tanto se merece después de 50 años de violencia que hemos sufrido.

Lo oí ayer, doctor Montealegre, en el Congreso, en dos temas muy importantes: el tema del Marco Jurídico para la Paz –así lo han llamado- en donde usted hizo una exposición impecable, y creo que el Congreso en buena hora le dio trámite y aprobó ya en su quinto debate ese proyecto de acto legislativo que no tiene finalidad distinta que arreglar los problemas de justicia y paz que han surgido, entre otras cosas porque fue un proceso, como dice la canción, se hizo camino al andar; se han tenido que enmendar ciertas situaciones, pero que debemos tener los instrumentos jurídicos necesarios para poder arreglar el problema del pasado y, si se presentan las circunstancias, poder tener un proceso hacia el futuro con los grupos que quieran acogerse y dejar las armas para traerle paz a este país.

En segundo lugar, usted hizo una intervención muy importante frente a lo del fuero militar. Ese proceso ha sido también un proceso muy, muy importante, y un proceso donde creo que hemos llegado al mejor de todos los mundos después de mucha discusión y de mucho debate.

Usted, apreciado Fiscal, nos colaboró al participar en la comisión que se creó para recomendarle al Gobierno y al Congreso qué camino seguir en esa materia.

Este ha sido un tema que desde que se expidió la nueva Constitución ha sido motivo de discusión, ha sido motivo de debate.

Francamente creo que lo que ayer aprobó la Comisión Primera de la Cámara, la recomendación que hizo la Comisión con las modificaciones que se introdujeron, es lo mejor que podemos obtener para lograr ese equilibrio entre una política con la cual estamos totalmente comprometidos –y sé que usted también, doctor Montealegre, y todos los aquí presentes- que es el respeto por los derechos humanos.

Porque la Constitución en el fondo es una Constitución donde sale esa política en todas sus facetas, en todas sus expresiones: respeto por los derechos fundamentales, respeto por los derechos humanos.

Y eso hay que –en un país en conflicto como el que tenemos, con un conflicto interno que ya va a cumplir 50 años- hay que también sopesarlo con las garantías que nuestras Fuerzas Armadas deben tener en esta lucha, Fuerzas Armadas que han venido cambiando en forma muy importante y en forma muy loable.

Todos los analistas que han venido al país en los últimos años a observar el comportamiento de nuestras Fuerzas, el cumplimiento de las normas nacionales e internacionales, lo que llaman las reglas de enfrentamiento, quedan sorprendidos, quedan sorprendidos de cómo unas Fuerzas que han tenido que luchar durante tanto tiempo hayan logrado cambiar su forma de proceder, su actitud sobre todo, porque han entendido en forma muy clara que su legitimidad se basa en actuar conforme a la Constitución y a la ley.

Por eso yo les he dicho siempre: ‘Ustedes tienen que ir a pelear con un fusil en la mano derecha, y una Constitución en la mano izquierda, y si proceden con ese criterio no tendrán ningún problema’.

Y por eso la confianza que esas Fuerzas tengan en que si proceden correctamente no van a tener ningún problema, es de vital importancia.

Por eso, ese equilibrio que se logró con esa propuesta, entre el respeto por los derechos humanos y la tranquilidad que pueden tener las Fuerzas en continuar luchando por nuestra tranquilidad, porque el Estado de Derecho se imponga en todo el territorio, es de vital importancia.

Y el papel que usted ha jugado ahí ha sido también de vital importancia y por eso se lo agradecemos mucho.

Puede usted contar con el apoyo del Gobierno, del Presidente, en toda su gestión. Como lo he dicho con muchos funcionarios y con muchas instituciones: si a usted le va bien, al Gobierno le va bien y al país le va bien.

Tenemos que trabajar en forma coordinada. Con sus antecesores hemos trabajado también en forma muy clara y coordinada. El respaldo que le hemos dado y la ayuda que se le ha dado a la Fiscalía en los últimos años –lo dijo Viviane Morales en su discurso de despedida- no tiene precedentes.

Por eso puede usted contar que seguiremos con esa actitud, porque el papel de la Fiscalía en este momento es fundamental. Y nuestro respaldo por eso va a ser incondicional. Puede usted sentirse que el Gobierno está listo a ayudarlo en lo que usted considere que podamos nosotros ser útiles.

No me cabe la menor duda que la Fiscalía, que está en este momento haciendo un papel tan importante, acoge su nombre con gran beneplácito ‘por ser vos quien sois’ –como dirían- y porque además sabe que tiene en usted a una persona de las más altas condiciones para dirigir una institución tan importante.

Nuevamente quiero agradecerle a la Corte Suprema la forma como procedió. Doctor (Javier) Zapata (Presidente de la Corte Suprema), como se lo dije en su momento, creo que esto fue una demostración al país de un Estado que funciona, de unas instituciones que funcionan, y frente a las expectativas de algunos de que esto no iba a funcionar bien, creo que la demostración que se dio fue exactamente lo contrario.

De manera que creo que esta es una noticia positiva para el país, esta posesión del doctor Montealegre.

No hubo solución de continuidad. Quienes estaban temerosos de que iba a haber una interinidad –siempre las interinidades son nocivas- muy prolongada, hoy pueden estar tranquilos que a partir de este momento la Fiscalía continúa con una labor importantísima en la lucha contra la corrupción, en la lucha contra la criminalidad, en la lucha contra el terrorismo, y que va a continuar también con la misma efectividad.

De manera que mucha suerte, doctor Montealegre, de nuevo felicitaciones a su familia, a su señor padre: usted puede y debe sentirse muy orgulloso de su hijo en este momento, lo felicito también de todo corazón.

Muchas gracias”.