27 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Risaralda se prepara para prevenir brotes de diarrea durante ola invernal

17 de marzo de 2012
17 de marzo de 2012

La diarrea  generalmente es causada por infecciones gastrointestinales producidas por virus, bacterias o parásitos que se trasmiten a través de las manos, el agua, alimentos, animales o cualquier objeto contaminado.

En general, las infecciones que causan diarrea son altamente contagiosas. La mayoría de los casos pueden contagiarse a otras personas durante el periodo en que la persona infectada continúa con diarrea.

El Director de Salud Pública de la Gobernación de Risaralda, Cristián Herrera Giraldo, entregó las siguientes recomendaciones para prevenir esta enfermedad:

Asegúrese de lavarse las manos, especialmente los niños, después de ir al baño y antes de comer. Las manos sucias transportan gérmenes infectados al cuerpo cuando los niños(as) se comen las uñas, se chupan el dedo o se meten cualquier parte de sus manos en la boca.

Mantenga las superficies de los baños limpias para prevenir el contagio con gérmenes infecciosos.
Lave las frutas y vegetales cuidadosamente antes de comerlos.

Lave los mostradores de la cocina y los utensilios de cocinar cuidadosamente después de que hayan estado en contacto con la carne, especialmente si ha preparado aves de corral.
Refrigere las carnes con la mayor rapidez posible en cuanto las traiga del supermercado y cocínelas hasta que ya no estén rosadas. Después de las comidas, refrigere las porciones que no se hayan comido.
Nunca beba de riachuelos, manantiales o lagos salvo que las autoridades locales hayan certificado que el agua puede beberse.
No lave las jaulas o comederos de los animales en el fregadero donde prepara la comida de la familia.

¿Cuándo acudir al doctor?

De acuerdo con Herrera Giraldo, las personas, deben acudir al médico si tienen episodios de diarrea severos y prolongados, fiebre de 38 grados o más alta,  vómitos continuos o rechazo a tomar líquidos, dolor de abdomen severo, diarrea que contiene sangre o moco.

Cuando un paciente, especialmente los niños, parezcan deshidratados debe acudirse de inmediato a los servicios de salud más cercanos. Los síntomas de la deshidratación incluyen:

Boca seca o pegajosa
Escasas lágrimas cuando llora
Ojos hundidos
La fontanela en la parte de arriba de la cabeza que parece hundida en los bebes
Falta de orina o pañales mojados durante 6 ó 8 horas en un bebé
Piel seca y fría.