2 de febrero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

¿Qué pensará la alcaldesa de la interinidad de Empresas Públicas?

21 de marzo de 2012

gilberto montalvoNo hay que reiterar que se trata de un posición clave en el desarrollo de la ciudad porque esta es una verdad de Perogrullo, pero algo anda mal y no es de ejecutivos serios caer en actitudes grises que generan la impresión de estar improvisando.

Cambiar a un gerente en quien había depositado toda la confianza y donde arriesgó su prestigio y entró en gastos políticos es una manera de hacernos entender que algo no suena.

La alcaldesa ha estado rodeada de un aura de ejecutiva que bien podríamos ahora entrar en el debate sí esta es una creación de la picaresca local o por el contrario estamos frente a una nueva decepción.

Esta bendita ciudad no aguanta más vaivenes, por el contrario necesita ejecuciones y rápidas porque seguimos como corcho en remolino.

Las contrataciones del nivel central han sido tortuosas y la concentración de todos los procesos en una oficina incompetente tiene después de 3 meses una parálisis por análisis.

Funcionarios poco serios, en quienes no se detiene un concepto de rigor para comprometerlos con sus trabajos, han comenzado a dejar el barco como ocurrió con el gerente del Imdera, en este caso no es extraño ya lo había hecho cuando lo encargaron de turismo en el departamento.

Pero lo que  importa es darle un puestito al político de turno sin reparar el nombre y la credibilidad de quien acepta para después dejar  botado y al garete sus compromisos.

Estas equivocaciones no son de poca monta.

Es tiempo de que la alcaldesa redireccione el rumbo de su administración y como mínimo no siga enviándonos el mensaje de la incertidumbre en un cargo tan puntual como la gerencia de las Epa.  

Como están las cosas da la impresión de que la doctora Luz Piedad no tiene claro algunas ejecutorias que son de suyo de imperiosa necesidad para el futuro de la ciudad y de quienes confiamos en su mandato, por lo menos tenemos autoridad moral para exigirle.