28 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

¿No sabemos del paisaje?

10 de marzo de 2012
10 de marzo de 2012

Desde hace unos meses, los discursos de las autoridades y de las personalidades de la región no dejan de incluir el tema de la declaratoria de patrimonio mundial del Paisaje Cultural Cafetero por la Unesco, frase que por sí sola descresta a cualquier desprevenido.

Si retomamos los discursos de posesión de los mandatarios actuales, además de aquellos de campaña, podemos observar que estos le dieron un lugar preponderante a que fuimos incluidos en el listado de patrimonio cultural de la humanidad, empero ¿el ciudadano del común sabe a ciencia cierta qué significa este trascendental hecho?

Si nos basamos en el sondeo de opinión realizado por el portal de internet www.cronicadelquindio.com, la respuesta es que el 50% tiene idea y el otro lo desconoce por completo, es decir que la mitad de los participantes manifestó no saber qué es y qué significa el Paisaje Cultural Cafetero.

Frente a ello, es válido indagar porqué los quindianos aún no se han apersonado de la declaratoria, que en otras regiones es motivo no solo de orgullo y de presentación sino de estudio y pertenencia de sus habitantes, como es el caso de Mompox, Cartagena o San Agustín, solo por citar tres ejemplos.

¿Ha hecho falta socialización por parte de las autoridades? ¿Ha carecido de interés por parte de la ciudadanía? ¿Las instituciones educativas no han participado activamente? Bueno, si continuamos la lista de responsabilidades se llevarían este espacio, no obstante el propósito no es señalar culpables es por el contrario, abrir un debate para dar soluciones que permitan un desarrollo integral alrededor de la declaratoria.

Por consiguiente, el Paisaje Cultural Cafetero, del que se está popularizando la sigla PCC, es un territorio que cubre ciertas zonas cafeteras de los departamentos de Caldas, Quindío, —sus 12 municipios—, Risaralda y Valle del Cauca, ubicadas en las estribaciones central y occidental de la cordillera de los Andes, precisa la página web www.paisajeculturalcafetero.org.co “Esta región ha sido tradicionalmente reconocida a nivel nacional e internacional como el Eje Cafetero y, más recientemente, como el Triángulo del Café, a raíz de una campaña que busca promocionar a la zona en el exterior. Se trata de la región colombiana que concentra la mayor parte de la producción cafetera del país y donde la idiosincrasia de sus gentes está más ligada al tema cafetero”.

Así, el hecho de que haya sido declarado por la Unesco patrimonio de la humanidad significa, como lo informó este medio la vigencia pasada, que la región y el país obtendrán mayor reconocimiento mundial; que sus habitantes deben demostrar una mayor apropiación y valoración de la riqueza cultural, arquitectónica, natural y productiva de su entorno; que se fortalecerá el compromiso institucional y comunitario con la protección del medio ambiente y se tendrá acceso a mayor asistencia internacional, mediante la cooperación e inversión en diferentes aspectos sociales y ambientales. Pero el beneficio más importante es asegurarle un invaluable legado cultural y la conservación de esos valores a las futuras generaciones.

En tal efecto, con este sello, es inaplazable demostrar que esta excepcional fusión de naturaleza, esfuerzo humano y cultura, merece ser preservada en el tiempo y conocida y admirada por la humanidad, lo cual debe traducirse en un dinamismo económico y social que le entregue al Quindío un verdadero sentido de pertenencia e identidad. Ello es motivo de orgullo y compromiso de todos, pero urge ser socializada.