2 de febrero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Indígenas piden capítulo especial en declaración final de VI Cumbre de las Américas

15 de marzo de 2012
15 de marzo de 2012

Durante el Foro de los Pueblos Indígenas realizado en la capital colombiana, los participantes de diferentes regiones de Colombia y Perú solicitaron que la declaración final de la VI Cumbre de las Américas “dé a los indígenas la posición que se merecen”.

“Solicitamos, respetuosamente, sea incluido dentro de la declaración final de la VI Cumbre un acápite donde se mencione el respeto y aceptación para nuestra justicia propia; por la jurisdicción especial indígena, como reconocimiento de nuestros saberes; y, por nuestras tradicionales, como parte integral de ésta, nuestra América”, propuso Manuel Jesús Cuaspa, delegado de las Autoridades Indígenas de Colombia (Aico).

Además, los líderes indígenas propusieron que el tema de la consulta previa – obligación que tienen los Gobiernos de consultar a los pueblos indígenas cuando adopten decisiones que los afecten- sea eje central de la declaración de la cita presidencial de Cartagena de Indias, teniendo en cuenta que, si bien está reconocida en la Constitución de Colombia y de otros países, “aún no es una realidad”.

“La Declaración debería incluir unos estándares mínimos de reconocimiento y aplicación del derecho fundamental de la consulta previa”, afirmó Juvenal Arrieta, líder de la comunidad Embera del departamento  -provincia- de Antioquia (noroeste).

En el mismo sentido, los dirigentes indígenas propusieron que la Declaración de la VI Cumbre reconozca su medicina tradicional –que incluye el uso de la hoja de coca o ayahuasca o yagé–.

El ‘taita’ o líder espiritual Víctor Jacanamijoy –del pueblo Inga– señaló que quizás los indígenas han sido demasiado tímidos sobre  el tema: “Las plantas medicinales, entre ellos la hoja de coca o el ayahuasca, han sido parte de la sabiduría y el conocimiento de los pueblos indígenas y son rectores en la educación de los indígenas. Por lo tanto, deben ser reconocidas y respetadas. Las plantas medicinales han sido satanizadas y perseguidas. Y si las persiguen, persiguen a los pueblos indígenas”, reflexionó Jacanamijoy.

Otra de las propuestas que los indígenas llevarán a la Cumbre es la necesidad de garantizar, a través de diferentes mecanismos, la seguridad de los líderes y de las organizaciones indígenas: “Hay que fortalecer las instancias de protección de los pueblos, como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos –CIDH, con sede en San José de Costa Rica– y más teniendo en cuenta que hay nueve pueblos indígenas con medidas cautelares de protección ante los riesgos que están corriendo”, advirtió, por su parte, Ana Manuela Ochoa, líder kankuamo de Valledupar.

El riesgo de extinción lo corren no sólo los pueblos indígenas que hoy son reconocidos por los colombianos, sino incluso pueblos sobre los que no se tiene conocimiento. “En la Amazonía colombiana hay 56 pueblos indígenas que no han sido contactados o cuya existencia se desconoce y otros con quienes ha habido una comunicación incipiente”, advirtió José Teteyé, secretario general de la Organización de los Pueblos de la Amazonía Colombiana (OPIAC).

Representantes de los pueblos indígenas coincidieron en llevar a la Cumbre el debate sobre el actual modelo de desarrollo, el cual tiene un impacto directo en su población. “Desde Alaska hasta la Patagonia los megaproyectos, como la minería y otros, están provocando la extinción de nuestro pueblos, la desintegración cultural, la eliminación de la economía propia indígena y el deterioro del medio ambiente”, lamentó, a su turno, Alberto Achito, representante por el departamento –provincia- de Chocó (este) de la Autoridad Nacional de Gobierno propio (ONIC).

“Lo que queremos –señaló Luis Fernando Arias, gobernador indígena del Pueblo Kankuamo– es un modelo de desarrollo armónico, equilibrado ‘hombre-naturaleza’ para éstas y las futuras generaciones y un modelo para garantizar la pervivencia no sólo de los indígenas, sino de todas las poblaciones del mundo”, puntualizó.

Para los indígenas, la VI Cumbre de las Américas también se constituye en una oportunidad para presionar una salida negociada al conflicto armado que vive Colombia porque, advirtió Arias, “el conflicto armado está presente también en nuestros territorios, son nuestros hijos quienes están muriendo y, en su solución, los indígenas somos actores fundamentales”.

Las propuestas de los indígenas –unidas a las que realicen los jóvenes, trabajadores y organizaciones sociales– serán presentadas en la VI Cumbre a los Jefes de Estado y de Gobierno y serán recogidas por la académica Socorro Ramírez, coordinadora de la participación de los actores sociales en la VI Cumbre de las Américas.

“Queremos que estas propuestas sean un aporte a la Declaración final de la VI Cumbre para que este encuentro del Hemisferio pase de la retórica a los hechos concretos”, señaló Ramírez.

Este foro hace parte de los ‘Diálogos de Política: Camino a Cartagena’, uno de los mecanismos de la VI Cumbre de las Américas para que los actores sociales tengan voz en el certamen.