3 de febrero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

En medio de controversia por proyecto El Quimbo, denuncian altos costos en tarifas de energía

6 de marzo de 2012
6 de marzo de 2012

«Estamos en el barrio ‘Ventilador’ y pagamos entre 45 y 55 mil pesos por el servicio de energía», señaló uno de los residentes del sector.

Otro habitante indicó: «Las tarifas se han aumentado hasta en un 30 por ciento».
La situación no es diferente para otro residente, quien dijo que «el recibo pasado llegó por 42 mil pesos y el nuevo por 65 mil pesos, por el mismo consumo».

Entre tanto, mientras los campesinos anuncian nuevas protestas, el ministro de Minas, Mauricio Cárdenas, afirmó que el proyecto cumple con todos los requisitos por lo que no será válido cambiar las decisiones.
A su turno, el director de Endesa Colombia, Lucio Rubio, dijo que si no se termina la represa se pone en peligro el abastecimiento de energía.

El ministro Cárdenas aseguró que la construcción de la represa seguirá adelante, ejerciendo el principio de autoridad con la fuerza pública, si es el caso, para evitar que los campesinos de la región paralicen las obras.

Así mismo, destacó que la construcción de El Quimbo genera 2.500 empleos y que la hidroeléctrica tendrá compensaciones por el cuidado de las cuencas.

Agregó que el proyecto generará ingresos fiscales desde el punto de vista de impuestos y le dará más eficiencia a la forma de regular el caudal del Río Magdalena, lo que redundará en beneficios para la pesca y otras actividades.

«El proyecto tiene todas las licencias ambientales y sociales; es sólido, por lo que no hay nada que temer frente a las investigaciones que actualmente adelanta la Fiscalía y la Procuraduría; por el contrario esto lo blindará en el manejo frente a las comunidades», indicó el funcionario.

Manifestó que a los campesinos que se les inunden sus cultivos se les compensará con otras tierras en zonas aledañas.

Voceros comunitarios que se oponen a la construcción de la represa, indicaron que insistirán en su protesta a la espera de una respuesta de la compañía multinacional que adelanta las obras.

«En Neiva y otros municipios del Huila vamos a coordinar marchas pacíficas desde la nueve de la mañana de este martes», anunció una de las líderes de las protestas.

«Es un proyecto que va a afectar a la mayoría de las personas de esta región», dijo por su parte un habitante de la localidad de Garzón.

Entre tanto, el director general de Endesa Colombia, Lucio Rubio Díaz, indicó que si no se termina la represa se pone en peligro el abastecimiento de energía del país, que desde el 2008 realizó un cronograma para garantizar el servicio.

“Si Quimbo no entra en los plazos y tiempos previstos a operar se pone en riesgo el abastecimiento de energía del país», sostuvo.

El ejecutivo español manifestó que la hidroeléctrica El Quimbo, conjuntamente con otros proyectos, forma parte de una planificación energética que ha establecido el Gobierno a través de unas subastas que se realizaron en 2008.

 

En medio de controversia por proyecto El Quimbo, denuncian altos costos en tarifas de energía

BOGOTÁ, 06 de Marzo (RAM) Así lo indicaron los habitantes de los seis municipios del Huila de la zona donde se adelanta el proyecto hidroeléctrico. Exigieron una revisión del tema ante las quejas por la construcción de la represa, en el centro del departamento.

«Estamos en el barrio ‘Ventilador’ y pagamos entre 45 y 55 mil pesos por el servicio de energía», señaló uno de los residentes del sector.

Otro habitante indicó: «Las tarifas se han aumentado hasta en un 30 por ciento».
La situación no es diferente para otro residente, quien dijo que «el recibo pasado llegó por 42 mil pesos y el nuevo por 65 mil pesos, por el mismo consumo».

Entre tanto, mientras los campesinos anuncian nuevas protestas, el ministro de Minas, Mauricio Cárdenas, afirmó que el proyecto cumple con todos los requisitos por lo que no será válido cambiar las decisiones.
A su turno, el director de Endesa Colombia, Lucio Rubio, dijo que si no se termina la represa se pone en peligro el abastecimiento de energía.

El ministro Cárdenas aseguró que la construcción de la represa seguirá adelante, ejerciendo el principio de autoridad con la fuerza pública, si es el caso, para evitar que los campesinos de la región paralicen las obras.

Así mismo, destacó que la construcción de El Quimbo genera 2.500 empleos y que la hidroeléctrica tendrá compensaciones por el cuidado de las cuencas.

Agregó que el proyecto generará ingresos fiscales desde el punto de vista de impuestos y le dará más eficiencia a la forma de regular el caudal del Río Magdalena, lo que redundará en beneficios para la pesca y otras actividades.

«El proyecto tiene todas las licencias ambientales y sociales; es sólido, por lo que no hay nada que temer frente a las investigaciones que actualmente adelanta la Fiscalía y la Procuraduría; por el contrario esto lo blindará en el manejo frente a las comunidades», indicó el funcionario.

Manifestó que a los campesinos que se les inunden sus cultivos se les compensará con otras tierras en zonas aledañas.

Voceros comunitarios que se oponen a la construcción de la represa, indicaron que insistirán en su protesta a la espera de una respuesta de la compañía multinacional que adelanta las obras.

«En Neiva y otros municipios del Huila vamos a coordinar marchas pacíficas desde la nueve de la mañana de este martes», anunció una de las líderes de las protestas.

«Es un proyecto que va a afectar a la mayoría de las personas de esta región», dijo por su parte un habitante de la localidad de Garzón.

Entre tanto, el director general de Endesa Colombia, Lucio Rubio Díaz, indicó que si no se termina la represa se pone en peligro el abastecimiento de energía del país, que desde el 2008 realizó un cronograma para garantizar el servicio.

“Si Quimbo no entra en los plazos y tiempos previstos a operar se pone en riesgo el abastecimiento de energía del país», sostuvo.

El ejecutivo español manifestó que la hidroeléctrica El Quimbo, conjuntamente con otros proyectos, forma parte de una planificación energética que ha establecido el Gobierno a través de unas subastas que se realizaron en 2008.