9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Policía arrecia ofensiva contra narcotraficantes y bandas criminales

21 de febrero de 2012
21 de febrero de 2012

Es así como tras la captura de Franklin Andrés Vargas Cardona, alias “Frank”, hermano del máximo cabecilla de la autodenominada “Oficina de Envigado”, más conocido como “Sebastián”, un grupo élite de uniformados practicó dos diligencias de allanamiento a bienes inmuebles de este individuo, donde como resultado de los registros quedaron en evidencia su peligrosidad y ostentación de poder bajo el amparo de la criminalidad.

En desarrollo de los procedimientos, los policiales constataron el uso de pelucas, bigotes y barbas postizas para alterar su aspecto físico y burlar el control de las autoridades. En los apartamentos de alias “Frank”, cuyas puertas eran blindadas, fueron encontrados 3 sofisticados fusiles automáticos de fabricación belga, 6 computadores portátiles, 10 memorias USB, una pistola calibre 9 milímetros, 156 cartuchos de munición, 19 equipos de comunicación tipo IPAD y Blackberry, 7 sim card, 7 cámaras de video y fotográficas, 3 grabadoras de voz tipo periodista, un equipo de rastreo y ubicación satelital con binoculares, 27 relojes de colección de alta gama, cerca de 500 millones de pesos en efectivo, 5 mil dólares y 4 mil euros, todo ello sin contar los excesivos lujos de las propiedades, acondicionadas con caletas para el escondite de estos elementos.

Cabe recodar que contra Franklin Andrés Vargas Cardona, detenido cuando salía de una prestigiosa peluquería ubicada en el Centro Comercial Santa Fe de la ciudad de Medellín, pesan requerimientos judiciales por concierto para delinquir agravado, a la vez que es investigado por delitos narcotráfico, lavado de activos, homicidio y extorsión.

Al mismo tiempo, unidades adscritas a la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN), capturaron durante procedimientos simultáneos en Pereira, Zaragoza, Caucasia y Sahagún (este último en el departamento de Córdoba), a nueve integrantes de la banda criminal de “Los Rastrojos”, sindicados de múltiples homicidios selectivos, extorsiones, ataques con explosivos por el no pago de las mismas, tráfico de estupefacientes y despojo de tierras para la instalación de laboratorios en el Bajo Cauca. La investigación, que duró 8 meses, permitió desmantelar la estructura militar y financiera que controlaba Edgar Miguel Martínez Olivar, alias “Cinco Cinco”, por quien se ofrece una recompensa de hasta 100 millones de pesos.