9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ministro de Justicia anuncia la creación de un nuevo Código Penitenciario y Carcelario

7 de febrero de 2012
7 de febrero de 2012

Bogotá, 7 de febrero (RAM).El Ministro de Justicia y del Derecho, Juan Carlos Esguerra Portocarrero, informó que su cartera trabaja en la elaboración de un nuevo Código Penitenciario y Carcelario que establezca sanciones rigurosas tanto a internos como a guardianes y a funcionarios que incurran en irregularidades o violen las normas carcelarias.

 


“Es claro que hace falta. Ya estamos terminando un nuevo Código Penitenciario y Carcelario, como Dios manda, que establezca unas condiciones que determinen un reglamento y funcionamiento de las cárceles, también como Dios manda, y que determine unas sanciones tanto para el recluso como para quienes desde la guardia pueden haber incurrido en irregularidades, igualmente como Dios manda”, aseguró el alto funcionario.

El jefe de la cartera de justicia hizo este anuncio tras conocerse las irregularidades halladas en la cárcel de La Picota, específicamente en el lugar de reclusión de los Nule, donde se encontraron elementos prohibidos por el reglamento penitenciario.
El Ministro Esguerra aseveró que este nuevo código será socializado debidamente y se presentará al Congreso en la próxima legislatura. Señaló igualmente que las propuestas están siendo trabajadas por un Consejo Asesor y por el conjunto de abogados del Ministerio de Justicia.

El nuevo proyecto tiene como objetivo primordial establecer un sistema penitenciario y carcelario sostenible, que humanice la ejecución de la privación de la libertad  mediante el logro de las condiciones jurídicas, económicas, y de infraestructura necesarias para que el Estado pueda aplicar un régimen de reclusión y un proyecto de resocialización concretos para cada tipo de criminalidad.

Algunos aspectos contenidos en este proyecto son:

Plantea una nueva concepción de lo que se debe entender como tratamiento penitenciario, pues existirá la posibilidad de acceder a un régimen abierto, semiabierto, semicerrado o cerrado de reclusión desde el primer momento de la condena o de la medida de aseguramiento y previo el cumplimiento de algunos requisitos.

Se regulan los aspectos cotidianos de la vida en prisión. El manejo del interno, desde el momento del ingreso al establecimiento penitenciario hasta el de su excarcelación.

Además, se consagran todas las garantías que en materia de salud deben existir, vinculando la participación del Ministerio de Salud y Protección Social para que los reclusos hagan parte del Sistema General de Seguridad Social en Salud.