1 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Humanizar los héroes.

21 de febrero de 2012
21 de febrero de 2012

victor zuluaga

El primero que quizás se encarga de desnudar las flaquezas de Bolívar cuando estaba al mando del general Miranda en Venezuela, fue Carlos Marx, cuando realizó un esbozo bibliográfico para una enciclopedia europea. En dicha biografía se va lanza en ristre sobre el Libertador, pasándole la cuenta de cobro por haber “entregado” a los españoles el fuerte de Puerto Cabello, sin haber presentado ninguna resistencia. Recordemos que luego de la pérdida de tan importante “Fuerte”, Bolívar le escribió así a Miranda, su jefe: “Después de haber agotado todas mis fuerzas físicas y morales ¿con qué valor me atreveré a tomar la pluma para escribir a Ud. habiéndose perdido en mis manos la plaza de Puerto Cabello? Mi corazón se halla destrozado con este golpe aun más que el de la provincia.”
Los otros pasajes sobre los cuales echa mano el autor para desnudar las debilidades de Bolívar se refieren a las tomas sangrientas que realizó Bolívar y sus ejércitos patriotas, de muchas ciudades que no estaban de acuerdo con la liberación de España. Ese fue el caso de Pasto, ciudad que padeció la furia del Libertador.
Y desde luego, el fuerte carácter que siempre mostró Bolívar y del cual da cuenta, entre otros, José María Obando, quien en sus memorias, se queja por el maltrato que daba a sus dependientes.
Todo ello, sin embargo, lo que muestra es ese lado humano de Simón Bolívar, que sigue siendo desde luego un caudillo de sobrados meritos para que se le considere como un héroe de la patria. Pero bueno es que también podamos entender que los héroes fueron humanos y que en la medida que se divinizan, se alejan y se hace imposible el imitarlos.
Al contrario de lo que siempre hemos creído, señalar, mostrar esa humana flaqueza que siempre acompaña al ser humano, lo que hace es señalar el mérito que tiene el lograr inclinar la balanza de nuestras acciones buscando el bien general, sobre los apetitos personales. Creo que el balance, finalmente, para Bolívar es positivo en la medida que a pesar de las comodidades que poseía como miembro de una clase privilegiada como era la de los “mantuanos”, resolvió dedicarle todos sus esfuerzos, recursos y empeño a la liberación de estos países.

El ejercicio de humanizar a nuestros héroes es una tarea importante, en un país en donde se está convirtiendo en una utopía la lucha contra la defraudación de lo público. Creemos que es posible hacerla con hombres y mujeres de carne y hueso y no con seres mesiánicos con olor a divinidad.