2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Corte Suprema de Colombia pide protección para jueces tras condena a Plazas Vega

2 de febrero de 2012
2 de febrero de 2012
"Por ello, la Corte exhorta a las autoridades competentes, y en especial al gobierno nacional, para que brinden la indispensable protección a los magistrados que profirieron el fallo, por cuanto carecen de los respectivos esquemas de seguridad", indicó el texto.

El Tribunal Superior de Bogotá ratificó el pasado lunes una condena de 30 años de prisión al coronel en retiro Alfonso Plazas por la desaparición forzada de dos personas durante la recuperación de las instalaciones del Palacio de Justicia en Bogotá, tomado por la guerrilla nacionalista M-19 en noviembre de 1985.

La sentencia estableció también la exigencia que las fuerzas militares pidan perdón, como medida de reparación a las víctimas, y exhortó a la Corte Penal Internacional a investigar la responsabilidad en esos hechos del entonces presidente de Colombia, Belisario Betancur (1982-86).

El fallo, de segunda instancia, fue apelado mediante un recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia.

El miércoles, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, salió al paso de la sentencia y defendió tanto a Betancur como a las fuerzas militares.

"No podemos permanecer silenciosos frente a un fallo que pide que al presidente Betancur, que ya va a cumplir 90 años de una vida de servicio público, una Corte Internacional lo juzgue por el Palacio de Justicia. Eso no tiene ningún sentido jurídico de ninguna naturaleza", dijo.

El mandatario criticó también que se le exija a las fuerzas armadas pedir perdón. "Más bien nosotros le pedimos perdón al Ejército por no haber sido lo suficientemente enfáticos en la admiración y el respeto que le tenemos", señaló.

En la toma y recuperación del Palacio de Justicia, entre el 6 y 7 de noviembre de 1985, hubo un centenar de muertos, entre ellos 11 magistrados, y 11 personas fueron desaparecidas. El edificio quedó en ruinas por el incendio y los disparos de los blindados que ingresaron.

El M-19 se desmovilizó en 1990 después de un proceso de paz con el gobierno que conllevó una amnistía para el grupo guerrillero.