2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Consejo de Estado tumbó la adjudicación del tercer canal privado de televisión

15 de febrero de 2012
15 de febrero de 2012

Con esta decisión se cae todo lo realizado hasta la fecha con el proceso de adjudicación del tercer canal, y todo lo realizado con una nueva licitación empezará desde cero.

La declaratoria de nulidad del proceso licitatorio para el tercer canal privado de televisión, que estuvo a punto de ser adjudicado a través de una subasta con un solo proponente, fue la solicitud del magistrado Jaime Orlando Santofimio a la Sala Plena del Consejo de Estado, en el comienzo del debate final sobre este candente asunto.

En la decisión se señaló además que se presentaron por violación de varias normas constitucionales y legales relacionadas con la libre competencia y el derecho a la igualdad.

La licitación pública para la entrega del tercer canal iba a concretarse en una audiencia pública de adjudicación en julio de 2010, a la que sólo iba a concurrir como único oferente el consorcio Canal 3 Televisión de Colombia S.A. —que representa los intereses económicos del denominado Grupo Planeta— cuando se planteó el litigio en el Consejo de Estado. Ese mismo mes, la corporación judicial ordenó la suspensión provisional del proceso.

La Sala acogió la tesis del magistrado ponente Jaime Alberto Santofimio, quien sostuvo que la concesión violaba los principios de selección objetiva que debe perseguir la contratación estatal, según lo dictamina la Ley 80 de 1993.
Según su ponencia, “el principio de todo concurso licitatorio es la puja que debe existir entre los licitantes”, precisando que es menester tener en cuenta que el pliego de condiciones del proceso de licitación permitía que el concurso siguiera abierto aún con la presencia de uno solo de los participantes, este se encuentra viciado de nulidad.

En julio de 2010, el Consejo de Estado admitió la demanda, se ordenó la suspensión provisional del parágrafo 4.11 contenido en el Pliego de Condiciones, ya que permitía la continuación de proceso, pese a la renuncia de dos de los tres proponentes.

En ese entonces, la Sala Plena decretó la para provisional, para evitar futuras demandas a la Nación por una eventual concesión viciada por parte de la desaparecida Comisión Nacional de Televisión, pese a las objeciones de este organismo y de la misma Procuraduría.

En su decisión de fondo, la Sala observó que el parágrafo violaba principios consagrados en la Ley 1341 de 2009, que insta al Estado a aprovechar los remotos recursos para tecnologías de la información y las comunicaciones, promoviendo la competencia entre quienes pretendieran hacer uso de ese patrimonio.