5 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Apple manda inspeccionar las fábricas chinas donde se ensamblan iPhone y iPad

15 de febrero de 2012
15 de febrero de 2012

 

El padre de un trabajador que se suicidó en Foxconn, frente a un bloque de viviendas de una de las fábricas.

La información difundida por Apple destaca que entre los centros que se investigarán están los de Foxconn en Shenzhen y Chengdu, dos de los más criticados, y que la inspección estará dirigida por el presidente de la FLA, Auret Van Heerden, desde este mismo lunes.

El trabajo de esta organización se llevará a cabo a través de entrevistas personales con empleados en torno a sus condiciones de trabajo, salud, seguridad, remuneración, horario e incluso relaciones con sus superiores. Además, se inspeccionarán tanto las zonas de trabajo como las de descanso así como documentos sobre los procedimientos de los fabricantes. Éstos, según la nota de Apple, se habría comprometido a facilitar el acceso a la FLA a toda la información e instalaciones.

Esta inspección laboral arrancará en la factoría de Foxconn en Shenzen, seguirá por otras de esta misma compañía china y después, ya en primavera, se procederá a analizar las de Quanta y Pegatron, en China y Taiwan. Con ello se habrán revisado, según la compañía de Cupertino, las factorías donde se fabrican el 90% de los productos de Apple.

Como es habitual en la Fair Labor Association, los resultados de este trabajo se publicarán en su página web en marzo. Apple es, desde enero, la primera compañía tecnológica admitida en esta organización que vela de forma independiente por unos estándares mínimos en los lugares de trabajo en todo el mundo, y con esta nueva medida, que los expertos califican como un buen primer paso, sigue la línea marcada por la publicación, a finales de 2011, de un completo informe sobre las condiciones y responsabilidad de sus proveedores.

El polémico Foxconn

Como casi todas las compañías de tecnología importantes, los productos de Apple son fabricados por proveedores de gran tamaño como la taiwanesa Foxconn. Esta compañía, que emplea a más de un millón de personas y opera en enormes fábricas en China (aunque prepara su expansión internacional con una fábrica en Brasil e incluso se planteó sustituir personas por robots), ha estado bajo escrutinio en los últimos años debido a las condiciones de trabajo.

Al menos una docena de trabajadores de Foxconn se ha suicidado, alrededor de 300 amenazaron con hacerlo, y finalmente 150 trabajadores permanecieron 2 días en el techo pendientes de tirarse para suicidarse en masa en una fábrica de Foxconn en Wuhan, como resultado de una protesta causada por los planes de la compañía de mudarse a una nueva línea de producción.

Los trabajadores estaban involucrados en la producción, en este caso de la Xbox 360 de Microsoft, pero Foxconn también fabrica productos de Amazon, Microsoft, Apple, Sony y HP, entre otros.