27 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Juan Camilo Salazar renunciaría a colaborar con la justicia en caso AIS

23 de enero de 2012
23 de enero de 2012

Según el abogado Fabio Espitia, quien defiende los intereses de Salazar, la condena contra su cliente “desbordó” los términos a los que se había llegado con la Fiscalía cuando se realizó el preacuerdo con el cual se convirtió en el “testigo clave” por la entrega irregular contra de subsidios de AIS a cambio de una rebaja en la pena por los delitos de celebración de contratos sin los requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros.

"La más preocupada tiene que ser la Fiscalía General de Nación porque de esa forma le quitamos cualquier instrumento público como es la negociación luego de esta condena", le manifestó Espitia a RCN Radio, recordando que Salazar se había convertido en el principal testigo en los otros procesos penales entre los que se encuentran el del exministro Andrés Felipe Arias, otros tres exfuncionarios y los más de 50 beneficiarios que recibieron los multimillonarios subsidios de manera irregular.

El jurista explicó además que el principio de oportunidad que se está negociando con la Fiscalía por el delito de interés indebido en la celebración de contratos prende de un hilo, y todo depende de la decisión que tome el Tribunal Superior de Bogotá frente a la apelación presentada “ante esa alta condena”.

Para Espitia se debe repensar si vale la pena colaborar con la justicia, ya que previamente se establece un acuerdo de condiciones y los jueces fallan cosas totalmente distintas. “La pena contra el doctor Juan Camilo Salazar, tanto para la Fiscalía, que habló de 64 meses y la defensa que habló de 55 meses, desborda complemente los marcos jurídicamente establecidos”, aclaró.

Además reiteró sus cuestionamientos frente a la decisión del juez de conocimiento, señalando que no tuvo en cuenta el hecho de que su cliente “reconoció que hubo de parte de él un descuido, una imprudencia y que eso permitió que particulares se apropiaran de dineros del Estado", por lo que es un delito doloso, más no culposo.