8 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fuerza pública en máxima alerta para contrarrestar ataques de las Farc

22 de enero de 2012
22 de enero de 2012
El primer caso se registró en Toledo (Antioquia) donde murió un soldado al ser activado un caballo-bomba y otros dos resultaron heridos. Entre tanto, combates con la guerrilla en Maicao (Guajira) dejaron un militar muerto y otro herido, mientras que en El Tarra (Norte de Santander) dos uniformados resultaron heridos al ser atacados con explosivos.

En Toledo, los militares, adscritos a la Cuarta Brigada del Ejército, se encontraban realizando labores de registro y control en el sector de El Valle, cuando fue activado un explosivo que presuntos guerrilleros le habían puesto a un caballo.

En el atentado murió el soldado Camilo Pérez Montoya, mientras que otros dos uniformados resultaron heridos por las esquirlas.
Uno de los militares lesionados fue identificado como Sebastián Morales Tangarife, de 19 años, quien fue remitido al hospital de Yarumal.

El informe oficial indica que guerrilleros del frente 36 de la Farc prepararon el caballo-bomba y activaron la carga explosiva que llevaba el animal, al paso de una patrulla del Batallón de Artillería Número Cuatro Bajez, adscrito a la Cuarta Brigada del Ejército.

El ataque, que causó indignación entre las autoridades y la comunidad del norte de Antioquia, ocurrió cuando los soldados patrullaban la zona donde se construye la represa de Hidroituango.
De otro lado, en Maicao (Guajira), según información suministrada por la Décima Brigada Blindada del Ejército, un soldado profesional murió tras enfrentamientos con integrantes del frente 59 de las Farc.

Los hechos ocurrieron cuando los militares impidieron que el grupo armado al margen de la ley causara la voladura del Gasoducto Transcaribeño o Binacional, el cual envía desde Colombia hacia Venezuela entre 140 y 200 millones de pies cúbicos de gas.

El hecho se registró en el sitio conocido como Rancho Luna. El soldado muerto fue identificado como Óscar Rafael Sáenz Pérez.
El uniformado llevaba seis años al servicio de la institución e integraba las tropas orgánicas del batallón de infantería número 6 Cartagena, adscrito a la Décima Brigada Blindada.

Entre tanto, en El Tarra (Norte de Santander), dos soldados de la Brigada 30 del Ejército resultaron heridos al ser atacados por la guerrilla con un artefacto explosivo, después de realizar operaciones militares donde capturaron a una persona, incautaron armamento e inmovilizaron vehículos.

El coronel Rodolfo Ibarra, comandante de la Brigada 30 del Ejército, dijo en RCN La Radio que el lanzamiento de explosivos afectó la fachada de la Alcaldía de El Tarra y el vehículo en donde se movilizaban los uniformados.

Igualmente, fue atacada una patrulla y el puesto de Policía de El Tarra, según el reporte del coronel Jorge Eliécer Camacho.
Durante el presente año, la guerrilla ha hostigado en 10 oportunidades a la Policía, al Ejército y la infraestructura petrolera en esa zona del país.