27 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Eucario y su comentario

21 de enero de 2012

eucario bermudezPero y que decir de las infidelidades en los Estados Unidos. Aquí los mayores ejemplos los dan los políticos, envueltos constantemente en escándalos: congresistas  con empleadas de esas corporaciones, presidentes, secretarios de estado envueltos en esas “patrañas” que se han vuelto ya hechos de la vida diaria, ejecutivos  de altas corporaciones, gobernadores, alcaldes, y desde luego el vulgo pueblo, que un poco preocupado –pero no mucho-, siente algún rubor por el tema. Kenedy y Bill Clinton parecen ser los mas altos  ejemplos de infidelidad conyugal. Pero la lista es larga. Y no es propiamente asunto de simple farandula, mundillo en el cual es cosa casi natural. Ahí tenemos en la actual campaña presidencial las “hazañas” por fuera del matrimonio de un excandidato de la raza negra que tuvo que retirarse precisamente por ello.  Y hoy no mas, surgen nuevas revelaciones en torno a las repetidas picardías del expresidente del Congreso y actual candidato a la nominación republicana Newt Gingrich, quien entre sus aventuras llego a pedir a su legitima esposa lo que curiosamente denominan un “matrimonio abierto” para seguir con la propia esposa pero tolerándole “la otra”. Son hechos de la vida real que se han vuelto casi de común ocurrencia, que tienen consecuencias según el nivel social y económico de los protagonistas, pero que en el terreno de los políticos la gente no admite, no tolera y castiga con la herramienta mas al alcance de su mano que es el voto. Es lo que hoy temen en la campaña de Newt Gingrich y da un respiro en la de Mitt Romney.