7 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dos pereiranas en tragedia de crucero italiano

16 de enero de 2012
16 de enero de 2012

Se trata de Estela Duque Vargas y Esther Franco Muñoz, quienes iban a bordo del crucero por el Mediterráneo el cual había salido de la ciudad costera italiana de Savona con escalas previstas en Civitavecchia, centro; Palermo, Sicilia; Cagliari, sur; Palma de Mallorca y Barcelona, España; Marsella, Francia, retornando a Savona.

Los pasajeros colombianos hasta ahora reportados como sobrevivientes de la tragedia fueron hospedados en el Hotel Hilton de Roma y dentro de unas horas empezarán a ser trasladados hacia España y otros a Colombia.

La tragedia

Según las agencias internacionales dos horas después de salir de Civitavecchia, cuando la mayoría de los pasajeros comían, se fue la luz y se sintió un golpe y un gran estruendo. Poco después les indicaron que debían ponerse los chalecos salvavidas y que subieran al puente para situarse frente a las lanchas de emergencia.
El capitán del barco advirtió a los pasajeros que se trataba de un problema eléctrico pero los pasajeros se percataron que la nave se estaba inclinando y que estaba entrando agua en el buque.
Durante veinte minutos los pasajeros apenas recibieron información, por los altavoces solo les dijeron que se trataba de un problema eléctrico. Cuando comenzó el rescate, el crucero ya estaba muy inclinado y las labores eran muy peligrosas.
El comandante del 'Costa Concordia', Francesco Schettino, fue detenido tras el naufragio del barco en el mar Tirreno, frente a las costas de la isla de Giglio, después de que en la noche del 13 de enero el barco, con 4.229 ocupantes a bordo, encallara a unos 500 metros de la isla toscana de Giglio, al chocar con unas rocas. La fiscalía, según los medios italianos, le acusa de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono del barco mientras muchos pasajeros aún se encontraban dentro de la nave.
Se dice que el comandante abandonó la embarcación hacia las 11 y 30 de la noche, cuando parte de los pasajeros y de la tripulación esperaban a ser evacuados. Las últimas personas que abandonaron el crucero, lo hicieron entre las 2:30 y 03:00 de la madrugada de este domingo.