16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un premio para Calderón

4 de diciembre de 2011

Calderón es autor de La Barca, columna política que aparece diariamente en El Nuevo Siglo, de Bogotá, y en la página web de Eje 21, de Manizales. Conduce, además, La Barbería, en Cable-noticias, y es coequipero del ex ministro Fernando Londoño Hoyos, en las mañanas de La Hora de la verdad, de Radio Súper.

El premio también fue adjudicado en otras modalidades al alcalde electo de Cartagena, el radioperiodista Campo Elías Terán Dix; al legendario  locutor Jorge Antonio Vega, y a Amparo Pérez, defensora del televidente en el Canal Caracol.

En el país no hay reportero que tenga más apelativos que William. En su natal Neira (la tierra del maestro David Manzur y de su notable primo Mario Calderón Rivera) heredó de don Arturo Calderón, su padre, el mote de “El Cotudo”. En Manizales, donde comenzó a formarse como periodista, en 1983, (año de la catastrófica erupción del Ruíz), sin ponerle zancadillas a nadie,  lo apodan “El Cabezón” o “El Gordo”. En Bogotá se le conoce como ”El Barquero” o ”El Barbero”, por el indiscutible éxito de sus dos creaciones de mayor impacto.william calderon

En su “Barca” rompió los viejos moldes de la crónica política al implantar la noticia combinada con la crítica.  Nunca ha renunciado al sagrado derecho a consignar sus opiniones, sin pelos en la lengua,  sobre las cosas que pasan. Por esta razón luce unas veces como uribista y otras como anti-uribista.

En su “Barbería”, en la que ha sentado en la silla giratoria a casi todos los ex presidentes (solo se le ha escapado su amigo personal Belisario, el de Amagá) y al 50% de la clase dirigente del país, ha marcado otro estilo de entrevista, en el que a veces se le va la mano tomando del pelo al personaje o soltando chascarrillos de doble sentido que ameritan llamada de atención de su amorosa esposa Clarita.

En su formación política jugaron papel clave, cuando ofició como asesor o escudero, en su orden,  el finado ex parlamentario neirano Jesús Jiménez Gómez; el ex ministro y ex embajador manizaleño  Rodrigo Marín Bernal, su jefe y mentor, y el difunto senador aguadeño Víctor Renán Barco López, quien celebraba la capacidad de Calderón para imitar su voz y la de otros veinte o treinta personajes de la vida nacional. Sus inicios, en la radio  caldense, se dieron en “La Caricatura”, un espacio que le abrimos en los noticieros regionales de Caracol, en el que le sacaba partido a su garganta privilegiada, en la que “habitaban” López, Lleras, Turbay, Belisario, el otro Barco (Virgilio), Gaviria, Samper, el Padre García Herreros  y más tarde Pastrana hijo y  Uribe, entre otros.

Inició sus estudios de derecho en la Universidad de Manizales y los terminó en la Universidad Católica, de Bogotá, pero lo suyo nunca ha estado en los códigos sino en el periodismo que aprendió a puro pulso.

Los amigos de William Calderón celebramos el reconocimiento que le ha hecho a su trabajo periodístico, fruto de su dedicación y esfuerzo personal,   la descendencia del presidente __Alfonso López Michelsen y lamentamos que por móviles oscuros algunos medios bogotanos hayan tratado de desestimarlo como destinatario de una distinción más que merecida.

La apostilla:
Cerramos el Contraplano con el humor que desparrama a diario el condecorado hijo de doña Adelita Zuluaga, la maestra sin par de Neira: Ha iniciado más de 30 dietas para tratar de perder peso y volumen, pero él no puede vivir sin la vitamina CH, compuesta por el chicharrón, la chunchurria, el churrasco, la chuleta de cerdo, el chorizo y el chateaubriand. 

william calderon