28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La palabra como herramienta del humanista

20 de diciembre de 2011
20 de diciembre de 2011

jose miguel alzate

Prácticamente toda la prensa regional más los periódicos de Bogotá han publicado los artículos de José Miguel Alzate. El Colombiano, La Patria, El Diario del Otún, La Opinión de Cúcuta, El Andino, Ronda Libre, más las revistas Impronta de la Academia Caldense de Historia y Eje XXl, dan cuenta del hacer intelectual de este caldense que recorre los caminos de la patria sin dejar escapar un acontecimiento importante en la vida de los escritores. La Televisión regional y la radio han sido igualmente escenario donde ha ejercido su oficio.
 
Su obra

Javier Arias Ramírez, un poeta de Caldas, abre el abanico de sus producciones, un estudio corto sobre la vida y la obra de este atormentado creador; Conceptos libres, un recorrido por la crítica realizada a decenas de obras de autores regionales y nacionales, una manera juiciosa de no dejar pasar desapercibido el trabajo de sus colegas, puntualizando con responsabilidad los aciertos de unos y las salidas desentonadas de otros; Samaná en la historia y Aranzazu: su historia y sus valores, estudios monográficos de esos dos importantes municipios caldenses, escritos con una visión crítica del suceso comarcano.
 
Estos estudios le permitieron el acceso a la Academia Caldense de Historia, institución que ha publicado varios de sus ensayos en la revista Impronta.
Sinfonía en azul, es su libro de cuentos ganador del concurso del género en el año 2001 cuyos jurados fueron los reconocidos escritores David Sánchez Juliao y Fernando Soto Aparicio.
 
Esta obra muestra a un narrador en el mejor momento de su vida, con aciertos técnicos y literarios irrefutables, y a un escritor imaginativo que hace de la cotidianidad un elemento literario precioso en la narración. La narrativa de Alzate es moderna, ajustada a las pretensiones de una literatura en la que redondea el mundo frente a la anécdota local, frente a la trivialidad del instante.

Quehacer

Con Adalberto Agudelo Duque y Fabio Vélez Correa, José Miguel Alzate conforma la trilogía de estudiosos del quehacer cultural de los caldenses. Un hombre ponderado, ilustrado, sereno en el análisis, sin prejuicios y sobre todo con una gran vocación por la literatura y la producción regional y nacional, pues es un conocedor profundo de las obras de Gabriel García Márquez y Fernando Soto Aparicio. Para Alzate, su vida es la palabra, cosa reconocida por importantes pensadores como César Montoya Ocampo a quien podemos denominar el “Último grecolatino”, delicioso y culto cronista del hacer nacional y de la literatura universal.
 
En este campo de la historia de la literatura en la región de Gran Caldas, José Miguel es una autoridad, un estudioso que habla y escribe con la convicción y la fuerza de quién conoce todo el proceso.