23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cinco razones por las que Adele se convirtió en la nueva reina de Inglaterra

31 de diciembre de 2011
31 de diciembre de 2011

 

adele

Amy Winehouse se nos fue. Los excesos se la llevaron en este 2011. Hoy una muchacha diferente ocupa el trono que la diva del soul dejó vacante. Adele se ha convertido en la soberana de la música y no solo en Inglaterra, la joven de 23 años amenaza con extender sus dominios al mundo entero. Su conquista del globo parece ser ya una realidad: su segunda producción discográfica, “21”, se ha convertido en la más vendida de 2011, con más de 5 millones, marca que no se daba desde hace siete años con el éxito de “Confessions” de Usher. Aquí, 5 motivos por los que la muchacha consiguió alzarse como la monarca de la música británica; aquí, 5 razones por las que deberías venerarla.

1. ES DIFERENTE A LAS DEMÁS
No tiene una figura curvilínea que apachurra en algún apretadísimo traje. Adele es auténtica y lo que resalta de ella no son sus grandes pechos ni su trasero a lo J.Lo. Lo que impacta de la cantante que ha vendido más discos en el 2011 es su voz, sus canciones, sus letras y su personalidad. La inglesa es una chica como uno, divertida, modesta y luchadora. No teme hablar de su vida privada, no le da miedo reírse de sus defectos y su sencillez y cariño por sus fanáticos impacta. Por ejemplo, en uno de sus conciertos se encontraba entonando “Rolling in the Deep”, cuando notó que una de las asistentes al show estaba por desmayarse. De inmediato paró la música y no se quedó tranquila hasta que alguien fue a ayudar a la pobre. (Mira el video aquí). Algunos de sus detractores la critican por su peso, a ella no le interesa, tiene armas de sobra para dinamitar aquellos “argumentos”.

2. EL MUNDO LA ADORA
No te equivoques, darle una oportunidad a las tendencias que dominan el mundo no es siempre un pecado o una acción de alienados, ignorantes o desorejados. Si su disco ha permanecido por 25 semanas liderando el ránking de ventas y si fue elegida la artista del año por la revista “Billboard” pues por algo será, no está de más darle una oportunidad. Claro, la popularidad no es siempre directamente proporcional a la calidad y de eso existen ejemplos de sobra, pero por lo menos nos dan una que otra luz.

3. LA GRANDE LA INSPIRÓ
Un gran talento tiene siempre grandes influencias atrás. Para Adele una de sus grandes modelos es la fallecida diva del soul, Amy Winehouse. “Ella pavimentó el camino para artistas como yo e hizo que la gente se emocionara de nuevo con la música inglesa. Creo que ella nunca se dio cuenta de lo brillante e importante que era, pero eso la hizo aún más encantadora (…) Me siento agradecida de haber sido inspirada por ella”, escribió en su blog la intérprete de “Rolling in the Deep”, días después de la muerte de una de sus mentoras y amigas. Y es que aunque los estilos de ambas son diferentes, al escuchar a la pelirroja uno siente parte de la magia que emanaba Winehouse, su gran capacidad para transmitir sentimientos y su potente voz.

4. LETRAS CON SENTIDO
Adele no lee poesía, pero le encanta escribirla. Tampoco tiene miedo en explicar sus letras, en las que siempre habla de las experiencias (principalmente amorosas) que le ha tocado vivir. Aquí un ejemplo. “’Daydreamer” (de su primer álbum, “19”) es sobre un chico del que estaba enamorada. Él era bisexual y yo no podía lidiar con eso. Todas las cosas que quería de mi novio jamás iban a ser. Estaba muy celosa. No podía pelear con chicas y también con chicos. Es un álbum un poco triste, con canciones sobre haber sido traicionada y sobre no conseguir lo que quieres”, indicó.

5. NADA LA DETIENE
A finales de octubre la cantante se vio obligada a cancelar varios shows debido a un problema precisamente en su instrumento de trabajo: sus cuerdas vocales. Semanas después la cantante fue operada para detener el sangrado de un pólipo benigno. La operación salió bien, pero la intérprete se vio obligada a descansar. Tras un largo proceso de recuperación, la señorita afirmó que estaba recuperada y “de vuelta al ruedo”. Por ahora trata de mantener un perfil bajo, para así poder volver a cantar y deslumbrar con su voz. A veces hay que tomarse las cosas con calma. En febrero, Adele planea volver a cantarnos. Estamos seguros que millones lo estarán esperando. El Comercio, Lima