26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una jornada que deja grandes lecciones

1 de noviembre de 2011
1 de noviembre de 2011

No otra cosa puede decirse cuando un certamen de esta naturaleza transcurre sin contratiempos, sin exaltación de los ánimos, en un ambiente de convivencia, sin enfrentamientos políticos. El pasado domingo reinó en todos los municipios caldenses el respeto hacia la libre determinación de los ciudadanos. Los simpatizantes de los candidatos dieron ejemplo de compostura en todo Caldas. Esto es importante reconocerlo.

Lo que se definió en las elecciones del domingo fue el futuro del departamento. Dos candidatos eran los más opcionados para llevarse el triunfo: Guido Echeverri Piedrahita y Gabriel Vallejo López. Ganó, por una diferencia de casi ocho mil votos, el primero. Lo que confirma que en los municipios el poder de lo que históricamente se ha denominado la vieja coalición yepobarquista sigue intacto. Ya van tres procesos electorales donde las nuevas fuerzas políticas que han surgido en Caldas no han podido arrebatarle a esta coalición el poder en el departamento. Esta vez, con un buen candidato, el Partido de la U tampoco pudo hacerse a la Gobernación de Caldas.
Es importante señalar que en esta oportunidad hubo fenómenos electorales. ¿Quién iba a pensar, por ejemplo, que en Pensilvania perdería el poder el grupo que respalda el exministro Oscar Iván Zuluaga? Eso a nadie se le ocurrió pensarlo. ¿Quién iba a creer que en estas elecciones el yepismo iba a salir fortalecido electoralmente? ¿Y, sobre todo, que iba a desbancar en casi todo el oriente de Caldas al Partido de la U? Son hechos que merecen analizarse. No hubo en estas elecciones un avance en materia electoral por parte de este partido. Pero sí una recuperación del conservatismo yepista. Pasar de cinco a diez alcaldías es un hecho político.

En el Partido de la U seguramente se va a dar un debate sobre las razones que condujeron a la pérdida de las alcaldías en una región que siempre han considerado su fortín electoral: el oriente de Caldas. Lo que uno como observador político puede afirmar es que la presencia en esa región del departamento, durante la campaña electoral,  del expresidente Alvaro Uribe Vélez, no le reportó beneficios electorales a este partido. Al contrario, parece que ayudó a enterrar las aspiraciones de los candidatos. No tuvieron eco sus llamados para que la gente votara por los aspirantes de su partido. Fue lo mismo que ocurrió en su propio departamento, Antioquia.

Las elecciones del pasado domingo dejan varias lecciones. En primer lugar, que no se debe menospreciar a aquellos líderes políticos que parece que están de salida. Ejemplo: Omar Yepes Alzate. Este curtido dirigente demostró que todavía tiene gasolina para rato en la política caldense. Haber conservado la Gobernación de Caldas y conquistado 10 alcaldías fortalece políticamente su movimiento. Además en otros municipios resultaron elegidos candidatos que formaron parte de coaliciones que contaron con su apoyo. Salamina, La Dorada y La Merced eligieron alcaldes con el respaldo del yepismo. En varios Concejos Municipales sus seguidores obtuvieron el mayor número de escaños.

La pérdida del poder político en varios municipios del departamento por parte del Partido de la U es un hecho que nadie en Caldas se esperaba.  Sobre todo por la gestión que en favor de sus administraciones siempre han realizado Oscar Iván Zuluaga y Luis Alfonso Hoyos. Conocidos los resultados totales de la votación en los 27 municipios, este partido pierde las alcaldías de Riosucio, Belalcázar, Aguadas, Marquetalia, Pensilvania, La Dorada, Samaná y Manzanares. Obtuvo las de Chinchiná, Aranzazu, Marmato, Norcasia, Pácora, Palestina, Villamaría, Risaralda y Victoria. Aunque en el Concejo de Manizales Jaime Alonso Zuluaga obtuvo cinco escaños contra uno de Mauricio Lizcano, la verdad es que perdió las alcaldías más importantes: las del oriente de Caldas, su fortín político.

El Partido Conservador fue el gran ganador en esta jornada electoral. Obtuvo las alcaldías de Aguadas, Anserma, Belálcazar, Manizales, Manzanares, Marquetalia, Marulanda, Neira, Pensilvania, San José y Viterbo. La línea yepìsta pasó de tener cinco alcaldías  a diez. Aunque perdió en Aranzazu y Filadelfia, recuperó las alcaldías de Anserma, Pensilvania, Marquetalia y Manzanares. Mientras tanto, el Partido Liberal sólo obtuvo la de Supía. Pero hizo coaliciones con el Partido Conservador en los municipios donde este partido obtuvo triunfos. En Manizales, Aguadas y Viterbo el ganador fue sierrismo. Sin embargo, en algunas poblaciones realizó coaliciones con los grupos de los candidatos ganadores, como Aranzazu, Neira, Samaná, Filadelfia, Belalcázar, Salamina, Chinchiná, Villamaría, Manzanares, Marquetalia, Samaná, Palestina, Pácora y Norcasia.

La sorpresa en estas elecciones en Caldas fue el Partido Cambio Radical que obtuvo las alcaldías de La Dorada y La Merced, además de lograr un diputado y un concejal en Manizales. El movimiento que en Caldas orienta el ingeniero Jairo Antonio Mejía Alvarez contribuyó a la victoria en los municipios donde realizó coaliciones con el Partido Conservador, fortaleciéndose políticamente toda vez que en las elecciones pasadas no obtuvo ninguna alcaldía. También obtuvo representación importante en los concejos de varios municipios. Es decir, en estas elecciones ganó espacios políticos importantes que, en un futuro,  ayudarán a su consolidación.

Es importante señalar que fueron varias las sorpresas que en materia electoral arrojó el debate del pasado domingo. Aspirante que se creían fijos para llegar a corporaciones públicas sufrieron un gran revés en las urnas. El Polo Democrático perdió su escaño en el Concejo de Manizales, y su máximo dirigente en Caldas, el exdiputado Oscar Gutiérrez Reyes, no alcanzó a salir electo. Sin embargo, obtuvo la Alcaldía de Riosucio, que era de Mauricio Lizcano. De otro lado, se hundieron candidatos que en elecciones anteriores obtuvieron buena votación, como Herman Zuluaga, Juan Carlos Arbeláez, Jhon Heberth Zamora y Herman Loaiza. Y hubo una revelación: Gladys Galeano Martínez, candidato por el movimiento MIO, que obtuvo una de las votaciones más altas para Concejo de Manizales: 4.395 votos. En su elección fue definitivo el apoyo del odontólogo Martín Sierra.