16 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se hundió proyecto que brindaba rebajas penales para detenidos

23 de noviembre de 2011
23 de noviembre de 2011

Fue aprobada una proposición de archivo presentada por la senadora Karime Motta, en donde argumentaba la inconstitucionalidad del proyecto al considerar que se podría crear una figura de indulto, la cual sólo aplica para los delitos políticos.

El presidente del Congreso, senador Juan Manuel Corzo, dijo que su intención nunca fue mala al impulsar este proyecto, pues dejo en claro que él mismo presentó una proposición en donde se pedía excluir los beneficios de excarcelación para las personas que cometieron delitos relacionados con el paramilitarismo, rebelión, asonada, entre otros.

La plenaria del Senado sepultó este miércoles el proyecto de ley -de autoría de la exsenadora Piedad Córdoba Ruíz- que establecía beneficios penales para todos los detenidos del país, con motivo del Bicentenario Nacional.

Aunque la idea inicial del proyecto era conceder una quinta parte de la pena impuesta o que llegare a imponerse a quienes estuvieran vinculados a un proceso penal a la entrada en vigencia de la presente ley, se pensó en muchos sectores de opinión que la iniciativa beneficiaba a los parapolíticos.

En medio del debate por el posible jubileo para los reos –entre ellos los políticos vinculados con los parapolíticos–, el presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, y la senadora Karime Mota y Morad, promovieron el archivo del proyecto.

Corzo, ponente del proyecto, recordó que la iniciativa estaba siendo apoyada por la Iglesia Católica. En ese sentido, entregó una carta de monseñor Rubén Salazar donde el clérigo pedía el perdón de los reos del país con motivo de los 200 años de historia de la República.

“Los detenidos del país siguen siendo seres humanos pero lo que pasa es que quisieron hacer el debate sobre el proyecto en los medios de comunicación cuando realmente este es un tema de humanismo”, sostuvo.

Finalmente, el legislador insistió en su aclaración encaminada a señalar que sólo se iban a beneficiar los presos condenados por delitos comunes y no los parapolíticos.

Al ser votado el proyecto, por unanimidad fue aprobado el archivo y hundimiento del proyecto.