26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Quién era ‘Alfonso Cano’?

5 de noviembre de 2011
5 de noviembre de 2011

Aunque solo ostentó el cargo de máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante tres años, tras la muerte del legendario guerrillero Manuel Marulanda Vélez, alias ‘Tirofijo’, Cano siempre ejerció un papel central dentro de la cúpula de esta organización. Era su ideólogo.

Alfonso Cano, su nombre real era Guillermo León Sáenz Vargas, nació en 1952 en el seno de una familia de clase media alta de la capital colombiana. Adelantó estudios de antropología en la Universidad Nacional de Colombia. Durante ese tiempo, los revoltosos años 70 fue cuando ingreso a la Juventud Comunista (JUCO).

Cano tuvo sus primeros acercamientos con las FARC a través de la JUCO, debido a su marcado estilo intelectual, lo que le merecía ser llamado a dictar conferencias sobre marxismo en diferentes frentes guerrilleros.

La universidad había quedado atrás. No se graduó y poco a poco fue entrando a la clandestinidad.

En 1981 fue capturado en un allanamiento que las autoridades realizaron en su apartamento. Luego de 18 meses de prisión recuperó la libertad gracias a una amnistía decretada por el entonces presidente Belisario Betancur. Pero optó por ingresar de lleno a la lucha armada.

Su destacada inteligencia lo proyectó dentro de la jefatura de las FARC. En 1990, ingresó al Secretariado del grupo guerrillero con las misiones de ideólogo y gestor del Bloque Occidental, entre las provincias del Valle del Cauca y del Tolima.

Cano participó como negociador entre 1991 y 1992  de los diálogos de paz de Tlaxcala, (México), durante el gobierno de César Gaviria. Allí el líder guerrillero aseguraba que la guerrilla todavía podría llegar al poder a través de la lucha armada. Además no estaba convencido del cese al fuego y negaba que las FARC estuvieran vinculadas al negocio del narcotráfico.

Durante mucho tiempo no se tuvo mayor información de Alfonso Cano. Se le volvió a ver durante los diálogos de paz adelantados con el gobierno del mandatario Andrés Pastrana (1998 – 2002) en la desmilitarizada localidad de San Vicente del Caguán.

Tras tres años de infructuoso diálogo llegaron los tiempos duros para este grupo armado. Durante la administración de Álvaro Uribe (2002 – 2008) y bajó su política de Seguridad Democrática, las FARC recibieron importantes golpes.

El primero de marzo de 2008, las Fuerzas Armadas acaban con el número dos de las FARC,  alias Raúl Reyes, en un campamento en territorio ecuatoriano.

A finales de ese mismo mes muere por causas naturales el mítico guerrillero y jefe máximo de la organización, Manuel Marulanda Vélez, más conocido como ‘Tirofijo’. Cano asume el mando.

Desde entonces las autoridades fijaron sus objetivos en capturar o acabar con los restantes miembros del Secretariado.

Fue así como en septiembre de 2010, Juan Manuel Santos comenzó su administración dando de baja al jefe militar de esta guerrilla, Jorge Briceño Suárez o ‘Mono Jojoy’

Las autoridades sindican a Cano de ser uno de los planeadores del secuestro de 12 diputados del Valle del Cauca en 2002 que terminó con el asesinato de 11 de ellos en 2007.

Tenía además unas 200 órdenes de captura proferidas por fiscales de las unidades nacionales de derechos humanos, antiterrorismo y antisecuestro.

Además el Departamento de Estado de Estados Unidos lo acusaba de ser responsable de la fabricación y exportación de cocaína hacia ese país y ofrecía 5 millones de dólares por información que condujera a su captura.  

A pesar de los contundentes golpes que este grupo armado ha recibido, no ha muerto. El Presidente Santos lo decía anoche en una alocución radio televisada desde Cartagena: “No debemos ser triunfalistas. Todo lo contrario: debemos perseverar. Debemos insistir hasta traerles a los colombianos un país en paz”.