17 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Proyecto de ley en homenaje a Armero

14 de noviembre de 2011
14 de noviembre de 2011

Con este proyecto, Martínez Rosales presenta en 15 capítulos, una iniciativa que pretende rehacer la ciudad de Armero, reconstruyendo su memoria histórica, patrimonio, honrar la memoria de los desaparecidos y lo más importante, mejorar la calidad de vida de los sobrevivientes propiciando una inversión en el municipio de Armero – Guayabal.

El proyecto

“En este país donde se sufre de tanta iniquidad, con esta ley estamos enviando un doble mensaje a Colombia y al mundo; uno de los cuales es cerrar las heridas abiertas durante 26 años en los cuales, los sobrevivientes han clamado que la memoria de su pueblo no quede sumida en el olvido”.

En el capítulo tercero del proyecto, se espera institucionalizar el día de la memoria y la solidaridad con las víctimas de la tragedia de Armero, ya que según la representante, el 13 de noviembre es una fecha paradigmática para el país.

Entre tanto el capítulo cuarto tiene que ver con la restitución jurídica y la nacionalización de los terrenos urbanos de la desaparecida ciudad.

“Sin lugar a dudas esta ley se alzará como un instrumento de armonía y será el derrotero que acabará con la corrupción y el atropello de quienes explotan para beneficio privado, unos terrenos fertilizados con el sufrimiento y la sangre de más de 25 mil víctimas”, indicó Martínez Rosales.  

Las páginas del proyecto se presentan como una nueva alternativa de desarrollo, que empezará a partir de la construcción de un parque temático que se denominará “Parque nacional temático Jardín de la Vida”.

Asimismo, la conservación, restauración y mantenimiento de las ruinas, además de la exaltación a la memoria de Omaira Sánchez, erigiendo tres monumentos simbólicos que referencian el antes, el durante y el después de la tragedia.

Patrimonio cultural    

Los sobrevivientes construyeron tumbas simbólicas sobre los restos y a partir del décimo aniversario, esparcen una ofrenda floral.

Por ello se busca en el sitio donde Juan Pablo II, proclamó el terreno como un Campo Santo, la construcción de un espacio para la oración y el duelo; se erigirá una escultura representando la visita del sumo pontífice.

Una vez realizadas estas obras se gestionará ante la Unesco, el reconocimiento como región histórica y patrimonio de la humanidad.

“Ostentar el título de patrimonio cultural de la humanidad tiene ventajas, seguramente con grandes beneficios para sus gentes, además las repercusiones en atracción turística y mayores efectos legales sobre el compromiso institucional y comunitario de conservar intacto el lugar”, explicó la representante.

Igualmente para el municipio de Armero – Guayabal se construirá un megaparque.

“A esta fundamentación se suma el compromiso adquirido por el presidente Juan Manuel Santos en la 14 jornada de acuerdos para la prosperidad realizada hace un año en Armero – Guayabal, donde se comprometió con la construcción de un parque infantil llamado ‘Omaira Sánchez’, para los niños armeritas, haciendo el aporte necesario; lo anterior como respuesta a dos de las peticiones efectuadas por la comunidad”, puntualizó la representante Martínez.

Por último, se dispondrá de una serie de incentivos para la formalización empresarial en Armero – Guayabal, además de facultades especiales para efecto de cumplir con todas las medidas adoptadas en la presente ley.

Monumentos a Omaira Sánchez

Artículo 25. esta Ley al exaltar la memoria de Omaira Sánchez, autoriza al Gobierno nacional, por conducto del Ministerio de Cultura, y a través de concurso de méritos, contratar un escultor para que realice tres monumentos simbólicos a su memoria, los cuales serán ubicados en el parque nacional temático “Jardín de Vida”.

Estas tres piezas de arte deberán referenciar el antes, el durante, y el después de la tragedia.

a) El antes. Su vida quedó en la infancia y en el recuerdo de ella como estudiante; esta imagen será su niñez recreada.

b) La tragedia. Omaira Sánchez, el rostro humano de la tragedia. Un monumento en homenaje a la fortaleza de un ser humano de 13 años quien no perdió la fe, ni la esperanza aún en medio de la agonía.

c) El después. Este tercer monumento, debe representar la sublimidad e inocencia de la infancia armerita desaparecida, y con ella, hacer memoria rindiendo homenaje a las entrañas de la tierra que la vio nacer, reivindicando su nombre y su pujanza.