18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hallan alimentos abandonados del ICBF en un parqueadero en Neiva

8 de noviembre de 2011
8 de noviembre de 2011

Los 410 paquetes abandonados, incluyen bienestarina, leche en polvo, arroz, aceite de cocina, lentejas y pasta.

Fueron los propietarios del parqueadero quienes alertaron a la Policía, refirió el comandante de Policía del Huila, coronel Julio César Alvarado.

El Instituto de Bienestar Familiar inició una investigación para determinar las circunstancias del manejo de estos alimentos. La directora en el Huila del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, María Eujenia Alzate informó que los víveres hacen parte del Programas de Recuperación Nutricional para la atención de niños y niñas internos en centros de salud del Estado en Huila y Tolima.

Agregó que ante la gravedad de los hechos instauró personalmente la denuncia penal contra el contratista encargado del transporte de estos alimentos.

La investigación, del que ya se tienen algunas pruebas importantes permitirá establecer el nombre de los responsables, si fue hurtado o si fue irresponsabilidad del transportador.
Policía decomisa diez toneladas de alimentos del ICBF en parqueadero de Neiva.

Los 410 bultos de mercados, con productos como bienestarina, leche en polvo, aceite, arroz y pastas, habían sido abandonados hace ocho días en un parqueadero del norte de Neiva.
La descomposición de algunos alimentos que quedaron casi al intemperie en el vehículo tipo furgón, generó preocupación entre los propietarios del parqueadero, que decidieron dar aviso a las autoridades.

Unidades de Vigilancia de la Policía trasladaron los paquetes nutricionales al Comando de esa Institución, y de inmediato se inició una investigación para establecer el origen y destino que tenían los mercados.

El comandante de la Policía Huila, coronel Julio César Alvarado, dijo que al parecer estos mercados, avaluados en 350 millones de pesos, deberían haber llegado a hogares infantiles del Huila y Tolima.

La regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, a cargo de María Eugenia Alzate, evalúa el caso para establecer lo ocurrido y explicar a la opinión pública por qué los productos no llegaron a los hogares infantiles de niños y niñas de escasos recursos.