24 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Contraloría pide indagación preliminar contra alcalde Llano y gerente de Aguas

24 de noviembre de 2011
24 de noviembre de 2011

Responsabiliza tanto a la junta Directiva de Aguas de Manizales, como al alcalde Juan Manuel Llano y al gerente de la empresa, Alvaro Andrés Franco, de los inconvenientes sufridos por la comunidad en el normal suministro del líquido. El informe indica que como funcionarios incumplieron los principios de eficiencia, economía y eficacia que deben regir en la prestación de servicios públicos domiciliarios.

Al emitir un concepto desfavorable, la Contraloría Municipal sostiene que no se desplegó por parte de Aguas de Manizales una gestión adecuada para la rehabilitación oportuna de la planta de tratamiento Niza ni se trabajó en la preservación de los entornos en la planta Luis Prieto Gómez. En este sentido, sostiene que en lo que respecta al Municipio de Manizales hubo responsabilidad por omisión toda vez que no ha desarrollado una Política Pública Ambiental en cumplimiento de lo que ordena la Ley 99 de 1993 al no cumplir las obligaciones presupuestales que determinan que el 1% de los ingresos corrientes se deben destinar a la compra de predios relacionados con la preservación de las fuentes hídricas.

La Contraloría señala en el informe que tanto Aguas de Manizales como el municipio debieron haber adquirido con anterioridad los terrenos aledaños a la planta de tratamiento Luis Prieto Gómez para proceder a su conservación, evitando que se continuara con el pastoreo y la explotación natural de los mismos. El organismo de control señala que la inestabilidad del terreno fue consecuencia de las actividades desarrolladas por los propietarios particulares. Al respecto dice: “se pudo constatar que entornos cercanos a la infraestructura de la planta se encuentra en posesión de particulares sin la debida y adecuada preservación y uso del suelo, hecho que ha demostrado ser un elemento detonante de los desprendimientos de laderas debido a las actividades agrícolas de pastoreo o silvo-pastoreo que se presentan”.

Según el informe de auditoría, ni la Alcaldía ni la empresa Aguas de Manizales hicieron una valoración integral del riesgo toda vez que no fueron oportunos en la ejecución de los trabajos de recuperación de la planta Niza después del deslizamiento que la dejó fuera de servicio en octubre de 2010. Señala que dejaron a la ciudad en posesión de una sola planta sin medir las consecuencias que podría traer la temporada  invernal que se anunciaba. Sobre el tema dice: “Los riesgos asociados a la prestación de los servicios esenciales y vitales para la organización fueron indebidamente identificados, analizados, valorados y administrados, ello en atención a que ninguno de ellos visualizó un desabastecimiento total de agua;  por lo anterior, el Plan de Contingencia que se poseía carecía de un óptimo afinamiento pues manejaba escenarios basados en la existencia de una planta de tratamiento alterna”.

La conclusión que saca la Contraloría de Manizales en el caso del desabastecimiento del vital líquido es que las causas generadoras de la destrucción de las tuberías en la planta Luis Prieto Gómez son fruto de la imprevisión por “la carencia de de una Política Pública Ambiental, Regulatoria, Incremental y Regional; a la falta de una adecuada aplicación focalizada de recursos exigibles para adquisición de predios y mantenimiento de zonas del área de influencia del sistema de acueducto tal como lo determina la ley y a la falta de una constante valoración integral de los riesgos en la zona de influencia del sistema de acueducto por parte de todos los actores que confluyen en el tema, dadas sus amenazas y vulnerabilidades”.

En lo referente a la responsabilidad tanto de la alcaldía como de Aguas de Manizales, el organismo de control señala que se debe ordenar la apertura de una indagación preliminar “que determine con certeza el nexo de causalidad entre el daño ocasionado y la conducta presuntamente omisiva que se advierte en la gestión fiscal desplegada”. Además indica que existe un presunto daño patrimonial  por el deslizamiento de un predio privado destinado en parte a actividades de pastoreo, que afectó la Planta Luis Prieto y la tubería de conducción de agua. Señala igualmente que  “el municipio no da estricto cumplimiento a la obligación legal de anualmente aplicar recursos para la protección de las fuentes hídricas que abastecen de agua al Municipio de Manizales”

Los resultados de la auditoria hecha por la Contraloría Municipal sobre el problema del desabastecimiento de agua en la ciudad fue enviado por el organismo de control a la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría General y la Superintendencia de Servicios Públicos para que sean estas entidades las que determinen el grado de responsabilidad de los funcionarios comprometidos. El Alcalde de Manizales Juan Manuel Llano, al ser preguntado sobre el tema sólo dijo que recurrirá a un grupo de abogados para defenderse. Agrego que lo ocurrido obedeció un desastre natural. Mientras tanto, el gerente de Aguas de Manizales  Alvaro Andrés Franco, no respondió las llamadas hechas a su celular.